26 nov. 2008

Cold War Kids, Moby Dick (Madrid), 25 de Noviembre

Tenía bastantes expectativas en ver a estos californianos, y cumplieron con notable bajo ayer en la sala Moby Dick de Madrid. Todo vendido para el paso del cuarteto norteamericano por la capital y Barcelona (antes de ayer) con un público muy "guiri", lo que da a ver el desconocimiento de este grupo en los oyentes españoles.

Dos claves son las del éxito de Cold War Kids. Por un lado, la entonadísima y potente voz de Nathan Willett; la otra, la espectacularidad del piano que infla rítimicamente cada pieza, otorgando ese aire tan soul que es sello especial de los de Long Beach. Las influencias eclécticas son una seña de identidad en los californianos; los punteos son los protagonistas como en Hang me up to dry, pero es habitual ver como desgarran sus guitarras para provocar una distorsión propia de los sonidos de la costa oeste, todo eso es el oxígeno que han respirado de The White Stripes, Saint John y Mexican dog son una prueba. Dejó Willett evidencias de la importancia de las piezas en las que se pone él a los teclados, We used to vacation en la que, además, aparecen brevemente dos riffs sobresalientes, o Every valley is not a lake. Aunque muy mañanera, se escuchó también la que es (para mí) su pieza más guerrillera, Something is not right with me.

Los directos siempre delatan el verdadero talento de un grupo, y Cold War Kids no es que suene a la par que sus dos álbums (Robbers & Cowards,2006, y Loyalty to Loyalty,2008) sino áun mejor. Guitarras muy punteadas con ciertos arranques psicodélicos y mucho aroma blues, un piano que dota a algunas piezas de un soul muy roquero, y la voz de Willett, no muy gruesa pero especialmente contundente. Una actuación bastante trabajada y sentida ensombrecida por la frialdad del ambiente.

Os dejo con Saint John en acústico dentro de una nave industrial para el maravilloso blog, La Blogotheque que os animo a explorar sus videos: