24 nov. 2008

El hechizo de Sidonie en "La Riviera"

SIDONIE. Madrid, 22 de Noviembre

A todos nos sobresaltó el viernes por la mañana la noticia del cierre de varias salas en Madrid, entre ellas, La Riviera, donde se iba a celebrar el sábado el concierto fin de la gira Costa Azul de Sidonie. Recolocados "a capón" en Joy Eslava, sin invitaciones y sin mucha gente que compra entrada a última hora, no se le olvidó a Marc Ros recordar que querían haber compartido ese momento con mucha más gente. Lo dijeron en el concierto y entonaron la protesta el día anterior con una actuación improvisada en medio de la calle Arenal de Madrid.

Fuera de politiqueos y corrupción en el Ayuntamiento, el directo del sábado confimó que Sidonie es la gran banda nacional de este siglo. Si cuando miramos a los noventa todos nos acordamos de Los Planetas, dentro de diez años veremos a Sidonie como la referencia de la aburrida (aunque en plena mejora) escena independiente española. Marc, Jesús y Axel no sólo han conseguido tener un catálogo ecléctico de piezas, desde la psicodelia más Syd Barrett al pop más limpio, sino también hipnotizar al público con directos variados y originales. El sábado siguieron el mismo esquema que en el concierto del pasado mes de Abril en la misma Joy: espectáculo teatral en Giraluna, Carlos Cros presentando a la banda y participando en alguna que otra canción, Todo lo que nos gusta en acústico rodeados del público...añadiendo la aparición de Rubén y Leiva que andaban paseando por el primer anfiteatro al inciar el concierto, para Fascinado.

No cabía ni un alfiler en la sala desbordada y encantada con los hechizos del trío barcelonés que se entregó a la audiencia madrileña como es de costumbre en cada paso por la capital. Además de entonar ese pop tan purificado de Costa Azul, Nuestro baile del viernes o Persona, recuperaron temas de sus inicios, Bla bla bla y On the sofa, aquella época cuando cantaban en inglés, más rarezas de La estación de la libélula como Feelin' down y Sidonie goes to Varanasi. Un concierto emotivo donde hubo un especial recuerdo a Sergio Álgora y que si hay una frase para definirlo esa es la comunión con el público. Como entonaba Carlos Cros: "son Sidonie y estan tocando para ti". Os dejo con ellos tocando Nuestro baile del viernes en los conciertos de Radio 3: