26 dic. 2008

LO MEJOR de 2008. Capítulo 1: nuevas bandas nacionales e internacionales

Las revistas de música se han aficionado en los últimos años a categorizar, jerarquizar, agrupar, "rankear" y demás sinónimos relacionados con la palabra lista. Es conocida la afición adictiva de la NME a realizar listas de cualquier diminuta "cosa" musical que exista: las peores portadas de discos, las mejores versiones, los artistas mas "cool", y un sinfín de banalidades. Rolling Stone, en su infinito ego, se creyó capaz hace años de elaborar las listas de la historia: los 500 álbums, las 500 canciones, los 100 guitarristas, las 100 canciones de guitarra, y, este año, los 100 grandes cantantes de todos los tiempos. Pese a las reticencias que me despierta, alguien tenía que hacerlo alguna vez.

En esta espiral, los medios musicales sacan cada año las listas de lo mejor del año que, normalmente, se ciñe a los mejores álbums y las mejores canciones. Otros como Pitchfork Media amplían las categorías a vídeos y actuaciones en directo, así que nosotros, pese a criticar el boom de las listas, somos incapaces de mantener los dedos quietos. He aquí el primer capítulo: las nuevas bandas que hemos descubierto este año, muchas de ellas se han agolpado en las críticas más valoradas del universo indie, otras menos, pero lo que está claro es que son las mejores.

Bandas internacionales

15. Ra Ra Riot. Intrumentos, estribillos pegadizos y diversión.

14. Joe Lean and The Jing Jang Jong. Pop 'made in Britain'.

13. Hercules and Love Affair. De la familia dancera de Nueva York.

12. The Ting Tings. Más de la incipiente ola dance-rock británica.

11. Little Joy. Fabrizio Moretti y su nuevo proyecto fuera de Strokes.

10. The Rumble Strips. Aunque su primer disco es del año pasado, nunca habíamos pensado que el pop inglés era capaz de adornarse con soul y ska.

9. Pete and the Pirates. Suenan como tantas bandas británicas pero al mismo tiempo como ninguna.

8. Bon Iver. Los nuevos aires neo-folkies de atmósfera hippie que tanto están de moda han dejado artistas revelación como este norteamericano.

7. Los Campesinos. En dos palabras: baile frenético. Son un tornado dancero.

6. Lykke Li. Escuchar la voz de esta sueca significa abstraerse. Voz que es pura morfina más mucha creatividad.

5. Fleet Foxes. Hablando del nuevo folk americano, estos vienen de Seattle, de una costa oeste invadida por lo acústico.

4. The Last Shadow Puppets. A Alex Turner ya le conocíamos pero no a su proyecto paralelo con el vocalista de The Rascals.

3. MGMT. No hay una sola canción desperdiciada en Oracular Spectacular. Sonidos de otra dimensión.

2. Vampire Weekend. Pues sí, los ritmos africanos en el indie-pop también valen.

1. Glasvegas. La oscuridad no era tan preciosa hasta que aparecieron estos escoceses. Melodías del más allá.

Bandas nacionales

10. Gentle Music Men. Como ganadores del Proyecto Demo, fueron al FIB.

9. El Guisante Mágico. Y luego decimos que nuestro panorama está de capa caída; los últimos años demuestran que seguimos mejorando a base de esta medicina, por ejemplo.

8. The Right Ons. Rock de tintes funkys con cierto sabor soul.

7. Cuchillo. Escribí sobre ellos a principios de año y dije que eran una experiencia espiritual cercana a The End de The Doors.

6. Krakovia. Torbellino punk de histriónicos y extravagantes personajes.

5. Los Punsetes. Será como aquella canción de los años 80, decía Ivan Ferreiro. Punsetes igual: regreso al Madrid de los ochenta.

4. Hola a todo el mundo. Son una de las promesas para el próximo año pero no me he resistido a incluirles; ya escribimos sobre ellos.

3. Russian Red. ¡Novedad! el folk-pop existe en España (ese que hace Feist) y además de sonidos puros y angelicales.

2. Vetusta Morla. Oscuridad meláncolica, sí, pero no son de esas bandas que te hunden en la tristeza. Un día en el mundo es sólo una cosa: bonito.

1. Elastic Band. Deben ser una aunténtico espectáculo en directo, porque coges Boogie beach days y entras en la comedia sonora de estos granadinos. El concepto de diversión elevado a las máximas cotas.