21 dic. 2008

Passion Pit: Hipnosis juvenil


La vuelta de la psicodelia a la escena musical fue un hecho a principios de año con la aparición de MGMT; una psicodelia con aires hippies, de big beats, aunque el dúo de Brooklyn no son solo eso como ha dejado claro la variedad de Oracular Spectacular, su primer álbum. Metidos en esta burbuja ha aparecido Passion Pit, desde las entrañas universitarias de Boston. No sabemos si son otro producto de las discográficas que nos quieren vender a golpe de marketing (como la explotación del rollito hippie) como han hecho con MGMT o realmente serán cojonudos en unos años; a bote pronto se merecen un post porque los tres temas del Myspace son una verdadera maravilla.

Con esta naturaleza escéptica rodeánoles, no hay ninguna duda que serán uno de los hits de 2009. Por lo pronto, tienen un tour por las islas británicas que les valdrá las alabanzas de la crítica y, seguramente, una portada de la NME, además del lanzamiento de su primer LP; de hecho, el semanario musical inglés ya les ha tachado como una de las diez bandas emergentes para el próximo curso. Según me dice allmusic, Passion Pit nació de un romántico chaval de Boston que escribió una canción de amor a su novia. Ahora, un quintento bastante bien conjuntado, o por lo menos, esa es la sensación que nos deja la producción de su única grabación, el EP Chunk of change. La producción siempre es un problema cuando es tan buena porque (a veces) el grupo pierde en los directos. Siempre digo que una banda tiene que tener un directo (por lo menos) correcto para que sea buena; ese el problema de MGMT, grandísimo disco, muy buena producción, directo regular.

Ciñiéndome a lo estrictamente musical, aquí teneís esas melodías que quieres bailar, cantar, divertirte con ellas, emocionarte, y dedicar a alguien...I've got your number sigue esa línea, con apuntes electrónicos cósmicos, recuerdos a Ben Gibbard de Death Cab for Cutie aunque suenan más al otro proyecto de Gibbard, The Postal Service. Better things, coros juveniles, falsetes histriónicos, efectos de atmósfera de baile. Demasiados adjetivos se me agolpan al escribir, os dejo que hagais vuestro juicio; Sleepyhead es su primer vídeo, jodidamente hipnótico.