9 ene. 2009

The Boy Least Likely To: En busca de la felicidad. Felicidad encontrada

Hoy es de esos días en los que uno saca el niño que lleva dentro y se lía a hacer guerras de bolas de nieve. Lo digo para aquellos que hayan tenido la suerte de disfrutarla, que por lo que veo es en casi toda España. Una época de niño de la que recuerdas momentos más felices, claro que la vida no tenía tantas preocupaciones como ahora. Pues bien, las canciones de este grupo te transportan a un cuento de colores, a un espíritu libre ausente de amarguras, a una actitud positiva de ver la vida y afrontarla tal como viene. Hace poco vi una peli, Happy, un cuento sobre la felicidad, que sería el título perfecto para esta banda (toma el nombre de la canción de Morrissey, Girl least likely to); película que os recomiendo, por cierto.



a balloon on a broken string.mp3 - The Boy Least Likely To

The Best Party Ever es su único álbum que data de 2005, pero para esta primavera tienen previsto su segundo largo, The Law of Playground. Nunca mejor dicho, melodías de primavera es lo que desprenden la guitarra, armónica, xilófono y voz de Jof Owen y Pete Hobbs. Armonías dulces plagadas de letras al amor y el miedo; tópicos, sí, pero miedo a todo es lo que tienen, como un niño pequeño, Monsters, I see spiders when I close my eyes, Papercuts, son algunos de los tíulos que nos transportan a la infancia, al igual que la portada de su disco debut.

Y no es el simple indie-pop que parecen dejar sobre la superficie. Son ciertos síntomas de country recogidos de la campiña inglesa de la que vienen, son arreglos preciosistas inocentes, no sentimentales-nostálgicos sino alegres y cautivadores. Olvidemonos por tres minutos que Israel utiliza Gaza como tiro al pollo con bombas, y que Gallardón ha montado "la de San Quintín" en Madrid ante la tormenta de nieve. Seamos felices por un momento, ponte The Boy Least Likely To y te entrarán ganas de ir danzando por la calle cual hace un inocente niño que ve por primera vez Mary Poppins. Disfruta del pasteleo y alegría de piezas como Apple Wagon, la apropiada para hoy The First Snowflake, o Be gentle with me, con la que os dejo.



PD: Después de la caramelosidad de hoy, me voy a poner Sex Pistols antes de salir, por equilibrar.