12 ene. 2009

MADRID NO SE CIERRA

Y hay que decirlo con letras mayúsculas. Lo decimos unos pocos, y otros se han puesto manos a la obra. La tendencia es preocupante y va a más. ¿Qué está pasando con la cultura independiente de esta ciudad? ¿Por qué se la quiere dar una puñalada tras otra? Muchas preguntas vuelan desde hace un par de años sobre las cabezas de quienes intentamos disfrutar de cualquier aparición de cultura independiente en Madrid. ¿Hay una descarada intención de eliminar todo vestigio de propuestas alternativas? ¿Quieren convertir Malasaña en un barrio comercial tal como transformaron Chueca? He aquí vuestras respuestas.

Empecemos desde la base para acabar en la punta de un iceberg . Mayo de 2007, Malasaña: Ataques desproporcionados de la policía al gentío que disfrutaba de las fiestas del 2 de Mayo. Tengo que apuntar que esas fiestas ya no se celebran como años atrás. Queda visto la chorrimierda que montó el Ayuntamiento en la plaza el pasado año. Los agentes antidisturbios ofrecieron un recital de policía tercermundista al soltar palos a cualquier viandante que estaba disfrutando de la noche. Que quede apuntado que unos cuantos idiotas carentes del espíritu democrático del barrio fueron los que la liaron, como siempre. A partir de ahí, la realidad es esta: opresión policial en las calles de Malasaña con presencia constante tal como si fuera un estado de sitio, presión a los dueños de los locales para que cierren antes de las horas establecidas, no renovación de las licencias a sitios emblemáticos como Nasti, impedimentos y silencio en la administración ante la gestión de las licencias.

Claro está que la vida nocturna está ahogándose en las manos de Gallardón y "la Aguirre"; el resultado de no existir la oposición es gobernar como en una autocracia. Ah, por cierto, es vox populi que la señora Presidenta de la Comunidad de Madrid vive en un palacete muy esplendoroso en...¡¡Malasaña!!concretamente, en la calle Jesús del Valle, donde la Policía Municipal cumple su papel por las noches de Guardia Mora, sí, la de Franco.
Watson: esto huele raro señor. Sherlock: No hay ninguna duda querido Watson.
Ya habéis relacionado lo que pasó hace año y medio con lo que vino en adelante, pero prepararos porque aún hay más, el trozo más grande del pastel viene de más atrás. Además, súmale el petardazo de la muerte de aquel chaval en el Balcón de Rosales hace un par de meses, lo que ha supuesto un atentado contra la vida de muchos locales de música por su cierre, véase La Riviera.

A lo que iba, el plan de reconversión del (casi)único vestigio alternativo de la ciudad es un hecho y se lleva fraguando desde hace años. Estas líneas serán el testimonio de lo que veréis en un tiempo, y yo diré desde mi exilio: "lo sabía":

- ¿Interesa tener un barrio con negocios de poco volumen económico? No, porque Madrid ha cambiado mucho en este siglo gracias a una mayor presencia de franquicias extranjeras (Starbucks, Burger King...) y propuestas nacionales (Lateral, Zara...). Eso es lo que da dinero a las vacías arcas del Ayuntamiento, no los pequeños empresarios con ideas alternativas. Ello ha permitido un cambio en la imagen de la ciudad, que dicen que está más bonita, y un significativo aumento del turismo. Si atraer más turistas es sinónimo de atacar la cultura independiente, ya pueden quedarse en casa.

- ¿Qué es la calle Fuencarral hoy y qué era hace cinco años? De la nada a una vía comercial plagada de tiendas de importantes firmas. ¡Ojo! El virús se expande.

- Alternativas como El Patio Maravillas que promueve iniciativas culturales de carácter independiente para todos los ciudadanos, han sido descaradamente atacadas. Hace medio año una orden judicial intentó desalojarles de la sede en la Calle Acuerdo; desconozco como se ha solucionado el tema.

- Pequeños detalles que, con un poco de mente retorcida que tengas, te hacen atar cabos. Policías dentro de bares, cierre de antiguos negocios, o el nuevo parque infantil que castigará la terraza, a partir de la primavera, de la pizzería Maravillas en la Plaza del Dos de Mayo. Todos sabemos el icono que supone para el barrio esa terraza cuando empieza a hacer buen tiempo en la capital, y ya son cuatro parques infantiles en una misma plaza. Ya os lo digo, no hay tantos niños en este barrio.
¿Soluciones? Varias. Si queremos que Madrid mantenga el legado de cultura independiente tan valorado en España, y todos recordamos la época de "La Movida", sé consciente de que esto pasa y es una realidad, di NO a convertirte en lo que quieren los que mandan en esta ciudad (Aguirre y Gallardón). Únete a iniciativas como El Patio Maravillas, Free Nasti, Plataforma por el ocio, o la más reciente, Madrid No Se Cierra. Plataforma que reúne a los principales clubs de la capital como El Ocho y Medio, Tupperware, Nasti, Siroco, Le Freeway, y más...Puedes unirte a ellos vía myspace y facebook como grupo.
Y si todavía te preguntas porque debes hacerlo, por esto: por salir por la noche por un barrio libre de prejuicios, democrático, sin preocuparte de líos; por tomarte esa caña en primavera en la terraza del Maravillas y si tienes pasta un trozo de esa pizza buenísima; por esa cerveza Fosters del Freeway; por encontrar algún trapo de segunda mano en Retrocity; por hacerte esa camiseta friki en la tienda de la calle San Andrés; por comprarte el poster de tu peli favorita en CineMasPop; por el rollo vintage de Holala! Zombie Studio; por sentarte con tus colegas en la plaza de San Ildefonso a tomarte una pizza de La Vita e Bella; y muchas cosas más.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ya no hay afters! ya ni afters, algo k habara a las 6 y media o 5 y media k te dejen hasta las 7 y mdia 8! un poko de compasion pa lso k se la enganxan a las 4 y luego cierran los bares discotecas alas 6 en punto!