27 feb. 2009

The Black Cab Sessions (II). My Morning Jacket

Que unos tipos se suban a tu taxi y empiecen a soltar una melodía contagiosa, y encima saber que eres el único que está disfrutando de esa maravilla, solo es posible en Londres. Probablemente, My Morning Jacket puede presumir de tener la mejor actuación de las Black Cab Sessions; estos americanos siempre dan la sensación de estar tocando en otra década, como si su mente asimilara que están treinta y cinco años atrás: tocaban en los setenta y fueron congelados como Walt Disney para luego despertarles tres décadas después. Una banda que destella rayos de luz en cada nota, dibujan el paisaje del amanecer, con el sol puro tras la montaña. Es lo que verás en este acolchado Touch me I'm going to scream, Part II con ese curioso instrumento llamado Omnichord que para Jim James es una extensión de su cuerpo.