16 feb. 2009

El curioso caso de Benjamin Button y por qué los críticos somos gilipollas

Hoy vivimos en un mundo donde está prohibido todo (fumar, beber...), Hugo Chávez se ha auto-confirmado como un dictador más en la historia de Sudamérica y los críticos somos gilipollas. Y digo esto, porque después de ver ayer El curioso caso de Benjamin Button he leído una serie de críticas para contrarrestar mi opinión que me han hecho reflexionar sobre "lo listillos" que nos hacemos los críticos a veces con tal de ofrecer carnaza a los lectores. Como véis volvemos a tocar la temática de cine, y es que va a compartir espacio con la música cada vez más (sin superarla).

Es obvio que sobre gustos no hay nada escrito. Que cada uno tiene una opinión libre. Que el ser crítico te otorga una soltura y desfachatez para atacar mayor que a otro periodista. Que los blogs no son medios informativos sino de opinión. Que escribir en blogs es una mera herramienta de devoción, no de trabajo. Con todo esto yo me pregunto ¿por qué se ataca deliberadamente desde los medios de naturaleza independiente El curioso caso de Benjamin Button? La respuesta tiene fácil solución: cuando un producto (cultural) no es indie no es bueno, cuando una película esta hecha para los Oscars (y por lo tanto, comercial) no es buena. Es una horrible manía de los medios independientes, la de juzgar por la procedencia del dinero y no por la calidad. Insisto que no es una cuestión de gustos; mi escepticismo hace ver detras de esas desacertadas críticas la verguenza que tienen algunos de que le guste un producto comercial. ¡Aviso a los que se creen chulis por ser indies!, el que sea comercial no significa que sea malo y el que sea indie no significa que sea bueno. Es lo que decimos en la introducción del blog, nuestra premisa es la CALIDAD.Lejos de mi reflexión, en la que me incluyo y puedo reconocer que resulto gilipollas a veces (deberíais ponerlo en los comentarios), el análisis de la película puede durar las casi tres horas en las que te quedas atrapado en la butaca con ese universo paralelo donde Bejamin Button crece al revés que cualquier otro humano. Se preguntarán muchos como una hipótesis tan inverosimil puede facturar una historia cronológica tan creíble; y digo creíble si te metes en ese mundo paralelo que te ofrecen. Si al principio de la película no entras por la puerta que te abren a ese mundo mágico, obviamente estas fuera del film durante las casi tres horas. Es una cuestión de actitud: si vas al cine para divertirte entrarás por esa puerta, pero si tu actitud es previamente crítica y consideras absurda la hipótesis inicial, te pasará como a muchos críticos, es decir, serás un amargado.

Una vez dentro, no quieres salir de allí, incluso las tres horas de película te parecen pocas. Es una historia de amor, sí, pero lejos de la naturaleza pegajosa en la que es fácil caer. David Fincher (director) dibuja un vasto paisaje lírico a lo largo de todo el filme, una inusitada e infinita belleza de una historia elaborada con una precisión poética que estimula los sentimientos hasta el extremo. Brad Pitt, un gran actor infravalorado por sus escarceos comerciales, es capaz de destapar la caja de pandora de las lágrimas de media sala, al mismo tiempo que maravillar a un público femenino que no se cansa de suspirar por las dotes del chaval, y provocar la sonrisa en su época más anciana. Por cierto, Cate Blanchett funciona como lo que es, una actriz soberbia cuyo personaje es otro complemento para conmover a la audiencia. Tengo curiosidad por leer el cuento de F. Scott Fitzgerald en la que está basada; el mismo que me maravilló con otra gran novela, El Gran Gatsby.

Después de estos parrafazos mi pregunta es: ¿Por qué coño la gente no puede ser feliz un momento en esta mierda de mundo y despertar sus sentimientos con una historia de belleza conmovedora y sentimental?

PD: No me gustan los trailers ni los anuncios, pero el breve spot que hicieron para este film con My body is a cage de Arcade Fire ya me llamó la atención junto a la delirante premisa inicial. Aquí, podéis ver la película entera y descargarla, pero os recomiendo una sala de cine.

No hay comentarios: