6 feb. 2009

Saturday Night Live EPPPAÑÑÑOL

Hoy nos introducimos en la crítica televisiva, y es que ayer estrenaron el Saturday Nigh Live español, y desde luego, indiferente no me dejó. A bote pronto apruebo la valiente idea de adaptar el prestigioso programa norteamericano al formato de la maloliente televisión patria, pero al mismo tiempo recibo con mucho escepticismo la posibilidad de que este tipo de show cree una audiencia necesaria como para que aguante en la pequeña pantalla. Dudo que el español medio lo entienda, sino ahí están las pasadas audiencias de Cruz y Raya, y las actuales en El Hormiguero, programa por cierto que cada vez que lo veo unos segundos me sienta como un balonazo en los huevos (que sepais las chicas que es una sensación muy dolorosa), es realmente ES-TU- PI-DO, con mayúsculas.

A priori tenía la idea de que los guionistas se iban a esforzar en mantener los parámetros americanos incluyendo dosis de humor ibérico. Nos encontramos con el esquema tradicional del SNL americano: sketches que seguían la línea yanqui, y ciertas aportaciones de producto nacional. Obviamente, ni de cerca tocaron el sentido del humor norteamericano, tremendamente sarcástico (algo que los británicos consideran una debilidad, -si se miraran al espejo-), ya que no lo comprenderíamos ni mucho menos. Esta es la promo porque todavía no hay nada colgado en Youtube:




Dije al principio que no me dejó indiferente porque tuvo cosas buenas y cosas malas. De lo mejor, las actuaciones de Edu Soto y Secun de la Rosa, dos tremendos actores; han sabido captar el rol de un actor de SNL; también acertaron con determinados sketches de raíces SNL americano. Sin embargo, vi más puntos negros que blancos. En primer lugar, que al primer programa acudieran personajes famosos de la lamentable farándula española fue patético (casi alfombra roja incluida); al SNL original que se hace en Nueva York va público como tu y como yo. El noticiario semanal que allí lo llaman Weekend Update, y es uno de los pilares cómicos de programa, presentado por Gorka Otxoa y Eva Hache, blando, simplón y realmente soso (que les den un salero ha estos chicos); la prueba, la reacción del público, pocas risas. Sin embargo, lo que me cabreó más fue el monólogo inicial de Antonio Resines -que era el principal artista invitado- totalmente calcado a uno que hizo Steve Carrell en el SNL original. No se que pájaro se pasó por la cabeza de los guionistas para copiarlo literalmente, lo que me lleva a pensar si alguno de los sketches también es copiado, lo desconozco (veo el SNL americano pero no tanto). El finiquito lo puso la actuación de la banda nacional que más discos vende en este país (que no osaré nombrar); podían haber buscado un mínimo de calidad musical aunque entiendo que siendo el primer programa necesitaran tirar del hipermercado español de la música.

Con mucho rodaje sería un programa que podría funcionar. pero ese es problema, que el rodaje es tiempo, y el tiempo no existe en la caja tonta. Un programa que cuesta una pasta es cancelado si no da audiencia, destino al que veo avocado al SNL español, aunque les deseo lo mejor solo por la bizarra idea de intentar hacer una adaptación. Yo me quedo con mi SNL que emiten en Digital Plus y veo siempre que puedo, además de a través de Internet, lugar de nacimiento de grandes cómicos, no sólo individualmente, sino pandillas de amigos que han dado grandes comedias al cine. El mejor ejemplo es ver a finales de los setenta a Bill Murray, Dan Aykroyd, Steve Martin y John Belushi en el mismo escenario. Podéis ver algunos de esos grandes sketches aquí.

No hay comentarios: