16 mar. 2009

Anni B Sweet: Otro destello de dream-folk

Si el año pasado para el público español era una novedad encontrar un estilo de folk acústico como el de Russian Red, la cual ha causado hordas de buenas críticas, entrevistas, conciertos y elogios, todos ellos merecidos, esta primavera (como la anterior) tenemos otro bombazo de acústica soñolienta embelesada de belleza. Bien es cierto que los oyentes españoles somos grandes desconocedores del folk de este corte, cercano a Hope Sandoval, Feist o Marissa Nadler (los primeros nombres que se me han ocurrido porque hay muchos), lo que supone una novedad, y por lo tanto, un oasis de infinitas posibilidades de explotación para las discográficas. Una mente escéptica diría eso: "no es más que una corriente que la prensa está explotando". Sin embargo, servidor intenta ver más allá de eso (aunque cuenta con ello) y se rinde ante el talento de Russian Red y la protagonista del post de hoy, Anni B Sweet. Llevo varios meses dándole al coco para escribir sobre ella. Hoy he encontrado una atmósfera exquisita.

Anni saca disco a finales de Abril (el 28), producido por Brian Hunt (Half Foot Outside y Templeton) y es uno de esos descubrimientos que Subterfuge Records se saca de la manga cada año. No os voy a mentir, si habéis escuchado a Russian Red antes, es lo primero que os vendrá a la cabeza, y eso es algo que Anni tendrá que soportar en cada entrevista, al igual que Lourdes las comparaciones con Anni. En la prensa funcionamos así. Pero, las similitudes son superficiales, porque buceando en su música el análisis podría ser el informe pelícano.



Un hilo de voz cautivador, entero, en ocasiones vibrante como en Motorway, una melodía alegre que pone tu mente en una atmósfera de felicidad. Canta como si tuviera cinco discos bajo el brazo, la voz denota una experiencia virtuosa; es la primera impresión (y la segunda y sucesivas) con Lalala, una canción de ritmo constante, donde el potente laleo de Anni guarda mucho sentimiento. Conmueve Again, cuyo pausado tempo de guitarra juega con amagos de romper la canción al entonar "take me...", todo muy suave; entona la música de tus sueños más felices en sábanas de seda. Por cierto, te sorprenderá 2 monkeys, porque electrónica en mano se pone la careta del synth-pop.

Lo dicho, ya tenemos protagonista para la prensa para unos meses. Lo avisé en cuanto la escuché por primera vez. Quien avisa no es traidor. Incluso ha calado en los huesos de Maraworld, que, según una fuente primaria, la tiene firmada para el FIB.

Concierto Anni B Sweet