29 mar. 2009

THE LOVE LANGUAGE. Catársis visceral


Siento que el lector tenga que leer títulos como "CATÁRSIS VISCERAL", pero a veces uno no puede expresar con mejores palabras la música, necesita de esa cierta complejidad y poder que dan palabras tan contundentes como "Catársis" y "Visceral". Y después de esta nota a pie de página la razón por la que defino a estas siete piezas llamadas The Love Language: El elemento que inició el grupo, con base en la América rural (una pequeña ciudad de Carolina del Norte) se llama Stuart Mclamb, un tipo cuya cordura abandonó en el seno materno. Es la historia de un chaval autodestructivo, alchólico, descontento con la vida, expulsado de varias bandas, y posteriormente reformado (con 27 años) para crear este convite de lo-fi. Llamarlo indie-rock porque es la etiqueta del siglo XXI, pero son armonías poco convencionales, de meticulosidad instrumental: guitarras rizadas, órgano demente y la garganta de Mclamb alborotando cada tema, dando esa atmósfera entusiasta.

La homónima grabación nos deja piezas como Lalita. La voz de Mclamb a baja fidelidad, junto a unos instrumentos que juegan unos con otros haciendo un guiño a la locura de White Rabbits, hace la canción estridente y conmovedora al mismo tiempo; realmente estrafalaria. Comienzan Providence con un delicado teclado y unos coros hipnóticos de fondo, y sí, una especie de viaje-sixties (me recuerdan a los primeros Mando Diao con el disco Bring'em in). Mismo camino recorre Hello Mary Lou: estos tíos se han metido el ritmo de los primeros Beatles con embudo. Súmale el "guitarrismo" distorsionado que abanderan en cada pieza y huele a carne americana, diría que por momentos sureño (aunque puede ser un espejismo mío). Cambio de tercio para Manteo, nostálgica y profunda, con cierto condimento de desgarro.

Y esta, es la historia de un tipo que ha encontrado la redención en la música, purificado espirituálmente, lavado de sus pecados, y transformándolos en música emotiva e intensa, desde sus vísceras a nuestras vísceras.

Hay poco material de ellos en la Red, así que ha repetirse en Myspace y esperar que llegue el álbum a España.