12 mar. 2009

Recomendaciones: Bishop Allen, Bat for Lashes y Au Revoir Simone

Más escena de Brooklyn. No me canso de admirar todo lo que se fabrica por aquí, y eso que ya empieza a desbordar la palabra Brooklyn por todos lados. Para unos es un mero hype (están en su derecho), para otros es un destello de luz en el panorama musical. Siempre hay un término medio: Brooklyn está de moda, no hay más que ver el precio del alquiler en el barrio de Williamsburg (donde empezó todo este movimiento), por eso, los medios centran sus miradas aquí. Llegará un momento en que el agotamiento hará acto de presencia en la prensa como en esa persona que no sabe mantener una relación seria. Las buenas bandas seguirán ahí, pero lejos de las plumas remilgadas de la idiosincrasia crítica. He aquí tres propuestas para amenizar tu cultura musical:

Au Revoir Simone: Pues sí, es de esas cosas que acabo de descubrir por la NME, tengo que reconocerlo (por mucha tirria que le tenga al semanario). Un indie pop muy estilizado, de delicadeza consumada, notándose la mayoría femenina de la banda (3 de 3), de sonidos esbeltos y estirados, elegantes y que invitan a la alegría. Sensibilidad facilona tomando los teclados como guía espiritual. Still Night, Still Light será su nuevo álbum para Mayo.



Bat for Lashes: Natasha Khan, una chica inglesa de herencia étnica variada, es quien está detrás de este proyecto que hechizó hace tres años a público y crítica con Fur and Gold. No es d Brooklyn, pero invierte su tiempo allí colaborando con bandas como Yeasayer. Ella es el hada madrina que todos querríamos tener, con una voz que suelta polvos mágicos al entonarla. Two Suns, su segundo LP, saldrá en Abril.


04.Daniel - Bat For Lashes

Bishop Allen: Etiqueta, otra banda de indie-rock americano. No, búscale los nutrientes adicionales a algo tan estandar, sensibilidad instrumental, alma juguetona, búsqueda de la felicidad, y un video de la época buena de la MTV, no otro montón de basura recogida del vertedero como es ahora. Grrr -recién salido del horno- es su tercer disco largo.