19 mar. 2009

The Visitor, música desde los sentimientos


La satisfacción personal que la música puede darnos aún en los momentos más duros es el hilo narrativo de esta última “obra maestra” del cine.

Un solitario ciudadano estadounidense nos muestra a través de su propia historia el cruel trato que reciben los inmigrantes ilegales en “el país de las oportunidades”, precisamente para hacernos más conscientes de los argumentos personales que llevan a estas personas a viajar tan lejos de sus países de origen para encontrar una vida mejor.
Ese hombre solitario y frustrado, cuya existencia se encontraba totalmente vacía, se abre hacia los nuevos inquilinos que incidentalmente encuentra en su apartamento de Nueva York, hasta el punto de producirse una simbiosis entre ellos que cambiará por completo su monótona existencia.

Una vez más, la música, en este caso como búsqueda de superación personal es la razón de ser del argumento de una película que, tal vez, por ser vista desde la perspectiva de alguien que toca un instrumento, me ha dejado con la boca abierta.

1 comentario:

DaniGarcia dijo...

creo que en cuanto la vea me voy a sentir identificado...no por ser inmigrante ilegal aqui,sino por el shock que te produce esta ciudad cuando empiezas a vivir aqui,y sabes q por un largo tiempo..crees q vives una pelicula continuamente
cuando estas en manhattan no eres consciente de donde estas,cuand lo ves desde fuera, desde brooklyn, jersey, staten island,etc...ves ese monstruo,esa jungla en la que cada dia peleas
esta ciudad te hace fuerte