8 abr. 2009

Arcade Fire: Miroir Noir

Este documental de Arcade Fire conmueve cada uno de los sentidos. Una experiencia para el televidente que ahonda en lo más profundo de nuestros sentimientos. Si ya lo hacen los sonidos de este combo canadiense, la sincronización de imagen y música pone los pelos de punta.

Es el relato poco usual de como los de Montreal hicieron su segundo disco, Neon Bible (2007), y la consecuente gira. Olvidaos de aquellos documentales hechos para llenar el vaso de ego de las bandas: peripecias, locuras, comentarios, fiestas, y demás chorradas; de esos hay miles, como el Lord don't slow me down de Oasis. Miroir Noir es un puzzle de imagenes filmadas la mayoría por el maestro Vincent Moon (La Blogotheque) y construidas por los miembros de la banda y el director, Vincent Morisset. Como bien dice Win Butler (líder del grupo): "los shows en directo filmados son aburridos"

Cada toma penetra en tu retina; cada canción estremece tus oídos; una energía invisible que flota en el ambiente, porque si hay una palabra para definir este film es energía. Su música representa la verdad, la esperanza, lo místico, lo mágico, lo verdadero. La línea de teléfono que abrieron a propósito del lanzamiento de Neon Bible dejó mensajes de los sentimientos reales de la gente de a pie. Ello lo reflejan en el documental, porque ellos se sienten parte de eso, y así es como surgen sus apoteósicos conciertos.
Además, desnudan su opera-pop de instrumentos milimétricamente sincronizados, monstrándonos el proceso de "fabricación" de las canciones. Lástima que no hayan hecho hincapié en las letras de Butler y se hayan limitado a la instrumentración y las "tonadas".

Aquí podeis verlo vía Pitchfork.