13 abr. 2009

Camino: No es una peli-denuncia


Ya desde el comienzo sabes que esta película te va a impactar de lleno. Quizás la mejor lectura que tiene este film es que tiene muchas lecturas, valga la redundancia. Es una historia de la Vida, pero también del camino hacia la Muerte. Es una historia de Amor, pero también de Maldad. Es una historia del Opus Dei y el fanatismo que reside en esta secta. Posiblemente, este último aspecto es que el se hayan guardado muchos al salir del cine; olvidan la poética y la espiritualidad del film.

La historia es estremecedora. Basada en varios hechos reales, Javier Fesser, al que he visto hacer cine del barato con Mortadelo y Filemón, y comedia absurda pero graciosa con El Milagro de P.Tinto, escribe y dirige un relato que acongoja el corazón de cualquiera. Es una de las cosas que más destaco del filme, su buen hacer a la hora de escribir una historia ardua y difícil. Y es que en España se escribe mal, bastante mal, desaprovechando los buenos directores que tenemos. Incluso te pueden hacer Ministra de Cultura si escribes una mierda de guión sobre jovenes que viven la vida de forma salvaje (Mentiras y Gordas, recién estrenada, escrita por la nueva Ministra).
Lejos de sarcasmos, Camino es brillante y excesiva al mismo tiempo. Presenta unos personajes bien definidos, Fesser se toma su tiempo para ello. Conmueve el dolor del padre; indigna las ideas de la madre; angustia la tortura interna de la hermana; sonreímos con la visión de la vida de la niña, a propósito, guapa y un prodigio de actriz, Goya a Actriz Revelación (Nerea Camacho). Los sueños cargados de metáforas, son poéticos, bastante exagerados en ciertos momentos, pero acompañan la maravillosa narración, lenta pero cuidadosa. Descontento me han dejado ciertos detalles de la banda sonora. Brillante como lloran el piano y el violín, pero innecesaria la aparición de la canción Cigarettes de Russian Red; encajonada en la primera escena que aparece, y realmente desafortunada en la segunda.

Vayamos a lo fácil, a lo que no hay que hacer después de ver una película: una historia sobre el Opus Dei. Indudablemente, no habría relato sin el contexto. La película ya se encarga de retratar la verdadera cara de esta secta, llamemos a las cosas por su nombre, protegida por la Iglesia Católica desde hace años. Una organización lava-cerebros que funciona a contracorriente de la sociedad, tomando la dirección de la opresión, la represión y la tiranía. Son asociales, sí, que no se identifican con la sociedad y no hacen esfuerzos para integrarse con las personas corrientes, al contrario, animan a sus seguidores a recrudecer sus valores. Es el contexto, y domina toda la película, y en eso se basa una historia que juega por doble camino contínuamente: doble intención, doble espiritualidad, doble personalidad de los personajes de la madre y la hija mayor que se debaten entre el rigor religioso del Opus y la humanidad de cualquier persona.

Me alegran muchas cosas de esta película: que se haya escrito una historia donde se muestre la desagradable cara del Opus Dei, que se haya escrito una historia donde se aborde el tema de la Muerte de forma tan espiritual y soñolienta, que se haya escrito una historia tan llena de vida. Y en resumidas cuentas, que este dramón, con seguidores y detractores por igual, se ha hecho en España, donde hay escasez de buenas escrituras. Merecido Goya a Mejor Película. No te quedes con que es una peli-denuncia, mira hacia los sentimientos más puros tan bien plasmados.

Podeis verla y descargarla aquí.

2 comentarios:

~itziar~ dijo...

Cuando vi el trailer me quedé petrificada...
Cuando salí del cine, me costó como una hora cerrar la boca...

Y no añadiré nada mas sobre la película porque tu ya lo has dicho todo. :P

Menudo cambio de registro el de Fesser!

DaniGarcia dijo...

tengo q decir q es algo jodido de tragar..de pasar por la garganta