29 abr. 2009

Repasando a...Black Lips (I)


Ellos se autodenominan una banda "flower-punk", aunque no queda claro su género, punk vibrante regado por rock'n'roll, con añadidos de surf instrumental, un enorme paraguas garage, retoques psicodélicos, vicisitudes de blues y doo-wop y algunas apariciones del country propio del estado de Georgia del que son. Es decir, Black Lips son un histriónico mejunje sonoro aderezado por dementes shows que despiertan el hooligan de la audiencia.

Grabaron tres álbums de una tacada, Black Lips (2003), We Did Not Know The Forest Spirit Made The Flowers Grow (2004) y Let It Bloom (2005), y conservaban un reducido número de fans, es decir, unos pocos tarados que les seguían. Saltaron a las páginas de Spin y Rolling Stone y fue cuando firmaron a una discográfica más grande para evolucionar en sonidos. Dejaron de visitar las planicies del punk, para convertir sus canciones en un espéctaculo de fuegos artificiales del 4 de Julio, pieza por pieza. Dos álbums más se han sumado a la lista, Good Bad Not Evil (2007) y el reciente 200 Million Thousand (2009), igual de irreverentes, protestones, rebeldes y provocativos que los anteriores. Un batidora de sonidos que sobrepasa los watios legales.

Primera parte: Bad Kids, del disco Good Bad Not Evil. Un tema sarcástico, todos cantan, una voz hace amago de desgarrarse, una guitarra puntea sin llamar la atención, dosis de humor, y el resultado podría ser una canción de baile de instituto en los años '50.

No hay comentarios: