10 oct. 2009

Nouvelle Vague en la Joy Eslava


No fue como escuchar música sino envolvernos de esa música. Sentir como una voz tenue y cálida se iba colando por cada hueco resonando dentro de los espectadores, al igual que otra voz dura y desgarrada comprimía el ambiente hasta hacerlo minúsculo.
Una deliciosa fusión de instrumentos, que no se ven normalmente juntos en una banda, como la guitarra acústica y el chelo,pero perfectamente maclados y necesitados unos de otros para crear el sonido Nouvelle Vague.

Al igual que sus homónimos y compatriotas cineastas franceses, han revolucionado el panorama musical de su país al tratar versiones de temas de los '80 y darles esos ácidos toques de bossa nova con new age. Ese sonido “atmósfera” que ya venía del anterior grupo de Marc Collin, Air, es lo que como he dicho les hace tan distintos y con ese sabor tan propio suyo. Vibramos con cada acorde de sus versiones de Teenage Kicks, Don´t go, Lalala, Dance with me, aunque el dejarse en el bahúl In a manner of speaking defraudó un poco. La versión de Love will tear us apart a ritmo de bossa nova fue el culmen de un concierto que, como todas las cosas buenas, duró demasiado poco, dejándonos ese sabor amargo de la despedida en la boca, pero una sonrisa en los labios.

No hay comentarios: