31 mar. 2009

Dos películas recomendadas

La Clase (Entre les murs)
Creo que las dos profesiones con mayor posibilidad de volverte loco son profesor de autoescuela y profesor de instituto.

Si hay algún premio cinematográfico que valoro es la Palma de Oro de Cannes, y esta película se la llevó con merecimiento el pasado año. A modo de docudrama o falso documental, impregnado de la huella del cine social francés, cargado del realismo al que se enfrentan los profesores de instituto de los suburbios parisinos, practica más el didactismo que el impacto emocional dramático en el espectador. De hecho, la ausencia de banda sonora resalta todos los valores antes mencionados, haciéndola más limpia y pura, dejando esa impronta de realidad. Olvidaros de una descripción de la atmósfera que se respira en la Francia moderna a niveles generales; es una mirada introspectiva dentro de una clase de chavales de 14 años con un profesor no convencional, demasiado franco e idealista.

La narración lineal puede costar tragarla por la abundancia de miga y la ausencia de agua, y un punto de inflexión en el guión con cierta debilidad que se aleja del desenlace. Quizás, me he perdido en ese final que esperaba más sincronizado; eso sí, gana en autenticidad.
La personalidad de la temática de la película impacta en el espectador por su naturaleza. Esa realidad nos capta, pues es una etapa que hemos vivido en nuestra vida, y la brillantez del montaje hace que nos pongamos en la piel del profesor y los alumnos; he ahí la belleza de este film. Sobre todo calará en tu cabeza si eras uno de esos alumnos contestatarios y algo "hijoputa" como era servidor.

Puedes verla o descargarla aquí.



A Ciegas (Blindness)
Fernando Meirelles ha hecho dos de las mejores películas de este siglo: Ciudad de Dios y El Jardinero Fiel, ambas de contenido denuncia-realidad. Según me comentan esta adaptación del libro de Saramago es mejor sobre letras, y ciertamente, me temo que es así a falta de mi confirmación, porque sobre la gran pantalla pierde el componente imaginativo-ilustrativo que nuestra mente crea con un libro. Aun así, probablemente nadie hubiera recreado mejor esta paranoia en la que todo el mundo se queda ciego menos una sola persona. Y es tan fácil valorar la película superficialmente, que me temo que no está al alcance de todos, lo que no significa que sea uno más listo o menos; es cuestión de gusto.

Hay varias cosas que me estremecen y sumergen en este film, verdaderamente aprehensivo. Si quieres verla antes de esta crítica, hazlo, pero como empieces a leer se te quitarán las ganas. Es angustiosa, los acontecimientos son desgarradores y desagradables, enfermiza, perturbadora, y por momentos, insoportable al ojo humano. Pero, Meirelles la hace suculenta para mantenernos las dos horas delante de la pantalla, visualmente de sobresaliente abriendo el blanco durante todo el film para sumergirnos en la visión de los protagonistas, y con unas actuaciones notables. En este plano, en especial, Julianne Moore ahondando en los sentimientos y en la vida de una persona que es la única capaz de ver, porque ¿como te sentirías tú si te pasara a ti?. He ahí la profundidad del film; es capaz de meternos esa preguntita en la cabeza durante 120 minutos.

Puedes verla o descargarla aquí.



29 mar. 2009

THE LOVE LANGUAGE. Catársis visceral


Siento que el lector tenga que leer títulos como "CATÁRSIS VISCERAL", pero a veces uno no puede expresar con mejores palabras la música, necesita de esa cierta complejidad y poder que dan palabras tan contundentes como "Catársis" y "Visceral". Y después de esta nota a pie de página la razón por la que defino a estas siete piezas llamadas The Love Language: El elemento que inició el grupo, con base en la América rural (una pequeña ciudad de Carolina del Norte) se llama Stuart Mclamb, un tipo cuya cordura abandonó en el seno materno. Es la historia de un chaval autodestructivo, alchólico, descontento con la vida, expulsado de varias bandas, y posteriormente reformado (con 27 años) para crear este convite de lo-fi. Llamarlo indie-rock porque es la etiqueta del siglo XXI, pero son armonías poco convencionales, de meticulosidad instrumental: guitarras rizadas, órgano demente y la garganta de Mclamb alborotando cada tema, dando esa atmósfera entusiasta.

La homónima grabación nos deja piezas como Lalita. La voz de Mclamb a baja fidelidad, junto a unos instrumentos que juegan unos con otros haciendo un guiño a la locura de White Rabbits, hace la canción estridente y conmovedora al mismo tiempo; realmente estrafalaria. Comienzan Providence con un delicado teclado y unos coros hipnóticos de fondo, y sí, una especie de viaje-sixties (me recuerdan a los primeros Mando Diao con el disco Bring'em in). Mismo camino recorre Hello Mary Lou: estos tíos se han metido el ritmo de los primeros Beatles con embudo. Súmale el "guitarrismo" distorsionado que abanderan en cada pieza y huele a carne americana, diría que por momentos sureño (aunque puede ser un espejismo mío). Cambio de tercio para Manteo, nostálgica y profunda, con cierto condimento de desgarro.

Y esta, es la historia de un tipo que ha encontrado la redención en la música, purificado espirituálmente, lavado de sus pecados, y transformándolos en música emotiva e intensa, desde sus vísceras a nuestras vísceras.

Hay poco material de ellos en la Red, así que ha repetirse en Myspace y esperar que llegue el álbum a España.

25 mar. 2009

R.A.F. Facción del ejército rojo


Este film nominado al Oscar este año como Mejor Película Extanjera es una crónica histórica de Alemania Federal en la década de los setenta. Una Alemania Occidental en plena guerra política interna, sucumbida por las protestas de los estudiantes, la antipatía hacia los americanos por la carnicería de Vietnam y las bases militares en el país bávaro, y el surgimiento del terrorismo de izquierdas.
La R.A.F (o banda Baader-Meinhof) estaba más próxima a un grupo de rock que a una organización terrorista. Formada por estudiantes de buena clase, inconformistas, atraídos por las ideas anarquistas y marxistas, y lleno de disputas internas insignificantes; aunque no quita ello que llegaran a matar: 34 personas en concreto.

La película se valora mejor por partes, pues el todo está artísticamente descuidado, aunque muy útil como herramienta didáctica por su rigurosidad; esto último es algo muy difícil de conseguir para filmes que narran hechos históricos. La narración está claramente dividida en una introducción, un desarrollo y un desenlace, y aunque ello resta valor astístico, crea una crónica bien contada sobre los hechos que golpearon Alemania durante aquella década. Además, permite hacer una introducción, una prehistoria de la formación de la banda. Los factores, hechos históricos, ideologías, sucesos, que provocaron que un grupo de niños-bien, universitarios inconformistas, sobrepasaran la frontera de la protesta estudiantil y alcanzaran el punto de crear un grupo terrorista que quitara vidas.

Esa primera media hora, es, probablemente, la mejor parte de la película, el año 1968. Porque 1968 fue un año en que el mundo cambió, un año en que los jóvenes del planeta llamaron a la revolución, y, aunque fracasó en todos sus frentes, aquello fue la semilla de los grupos anti-sistema.
El pequeño diablo dentro de la película es la forma que presenta a los terroristas. Implica al espectador desprender cierta empatía hacia ellos. Por un lado, bien hecho: es muy difícil hacer una película buena sino consigues que los espectadores se identifiquen con los personajes; por otro, eran unos terroristas, y aquello fue una historia real.

23 mar. 2009

La Blogotheque (III): Animal Collective

Si algunos dudaban de la habilidad de estos chicos lejos de toda la parafernalia electrónica y efectista que crean, he aquí una demostración de como ser un sin-techo instrumental, sonidos fabricados de forma vagabunda para perpetrar melodías percusionistas cíclicas e hipnotizantes, tal como hacen con sus discos. Tan de moda que están ahora Panda Bear y Cia, recuperamos, quizás, dos de sus mejores videos filmados por ese mago de la cámara conocido (artísticamente) como Vincent Moon.



19 mar. 2009

The Visitor, música desde los sentimientos


La satisfacción personal que la música puede darnos aún en los momentos más duros es el hilo narrativo de esta última “obra maestra” del cine.

Un solitario ciudadano estadounidense nos muestra a través de su propia historia el cruel trato que reciben los inmigrantes ilegales en “el país de las oportunidades”, precisamente para hacernos más conscientes de los argumentos personales que llevan a estas personas a viajar tan lejos de sus países de origen para encontrar una vida mejor.
Ese hombre solitario y frustrado, cuya existencia se encontraba totalmente vacía, se abre hacia los nuevos inquilinos que incidentalmente encuentra en su apartamento de Nueva York, hasta el punto de producirse una simbiosis entre ellos que cambiará por completo su monótona existencia.

Una vez más, la música, en este caso como búsqueda de superación personal es la razón de ser del argumento de una película que, tal vez, por ser vista desde la perspectiva de alguien que toca un instrumento, me ha dejado con la boca abierta.

18 mar. 2009

Incorporaciones al FIB: Buen plantel nacional

Este FIB empieza a coger buen color. Sin duda el bombazo de hace mes y medio con Oasis, Franz Ferdinand, Kings of Leon y The Killers es el verdadero protagonista, sin embargo, empecemos a ir más allá de donde apuntan los focos. El elenco de artistas españoles anunciado se merece un notable: como ya dije el otro día, la encandiladora voz de Anni B Sweet; el oscurantismo de Joe Crepúsculo que sacó un tremendo disco el pasado año; el ritmo de la noche de We are Standard; otra dosis de alegría, esta vez jazz y swing, No Reply; CatPeople, que acaban de lanzar un segundo disco que es una descarga de voltios de baile; la rugosa voz del ex-Manta Ray, Nacho Vegas; y unos madrileños que son carne de website estos últimos meses, Nodozurdo.

Añádele TV on the Radio (para mí el mejor anuncio que ha hecho Maraworld para esta edición); la oscuridad eclesiástica de Glasvegas, álbum-de-nudo-en-la-garganta; la reunión de Magazine, una de esas bandas de la demente Londres punkera de finales de los setenta; y los míticos The Psychedelic Furs. En fin, un buen platazo de calidad musical, y todavía quedan cerca de 70 artistas por confirmar.

PD: Os dejo con un divertido video que hizo el grupo francés Daft Punk

16 mar. 2009

Anni B Sweet: Otro destello de dream-folk

Si el año pasado para el público español era una novedad encontrar un estilo de folk acústico como el de Russian Red, la cual ha causado hordas de buenas críticas, entrevistas, conciertos y elogios, todos ellos merecidos, esta primavera (como la anterior) tenemos otro bombazo de acústica soñolienta embelesada de belleza. Bien es cierto que los oyentes españoles somos grandes desconocedores del folk de este corte, cercano a Hope Sandoval, Feist o Marissa Nadler (los primeros nombres que se me han ocurrido porque hay muchos), lo que supone una novedad, y por lo tanto, un oasis de infinitas posibilidades de explotación para las discográficas. Una mente escéptica diría eso: "no es más que una corriente que la prensa está explotando". Sin embargo, servidor intenta ver más allá de eso (aunque cuenta con ello) y se rinde ante el talento de Russian Red y la protagonista del post de hoy, Anni B Sweet. Llevo varios meses dándole al coco para escribir sobre ella. Hoy he encontrado una atmósfera exquisita.

Anni saca disco a finales de Abril (el 28), producido por Brian Hunt (Half Foot Outside y Templeton) y es uno de esos descubrimientos que Subterfuge Records se saca de la manga cada año. No os voy a mentir, si habéis escuchado a Russian Red antes, es lo primero que os vendrá a la cabeza, y eso es algo que Anni tendrá que soportar en cada entrevista, al igual que Lourdes las comparaciones con Anni. En la prensa funcionamos así. Pero, las similitudes son superficiales, porque buceando en su música el análisis podría ser el informe pelícano.



Un hilo de voz cautivador, entero, en ocasiones vibrante como en Motorway, una melodía alegre que pone tu mente en una atmósfera de felicidad. Canta como si tuviera cinco discos bajo el brazo, la voz denota una experiencia virtuosa; es la primera impresión (y la segunda y sucesivas) con Lalala, una canción de ritmo constante, donde el potente laleo de Anni guarda mucho sentimiento. Conmueve Again, cuyo pausado tempo de guitarra juega con amagos de romper la canción al entonar "take me...", todo muy suave; entona la música de tus sueños más felices en sábanas de seda. Por cierto, te sorprenderá 2 monkeys, porque electrónica en mano se pone la careta del synth-pop.

Lo dicho, ya tenemos protagonista para la prensa para unos meses. Lo avisé en cuanto la escuché por primera vez. Quien avisa no es traidor. Incluso ha calado en los huesos de Maraworld, que, según una fuente primaria, la tiene firmada para el FIB.

Concierto Anni B Sweet

13 mar. 2009

The Dead Weather. Nueva Banda de Jack White

Es la comidilla de todas las webs de música estos últimos dos días, y aunque no me gusta escribir de lo que se anuncia a bombo y platillo, mi religión musical sigue el evangelio de Jack White y todo lo que haga. Parece ser que el bueno del blanquito de Detroit aparca de nuevo The Raconteurs, con White Stripes ciertamente en el baúl de reliquias antiguas (aunque se comentó recientemente un posible regreso con su ex-mujer Meg White), y ha formado una nueva banda con Alison Mosshart (voz de The Kills), Jack Lawrence (compañero de fatigas de The Raconteurs) y Dean Fertita (Queens of the Stone Age). O lo que es lo mismo, The Dead Weather es una pedazo de banda solo por los nombres. Se habla de un posible disco para Junio, por un lado creíble por la ansiedad de proyectos del guitarrista, aunque se puede quedar en una mera colaboración con esta canción, un cover de una pieza de uno de los apóstoles británicos del electropop de la new wave, Gary Numan. Por eso, no deja de soprender que hayan cogido este tema, transformándolo al estilo del sonido rugoso, garajero y sucio que abandera White. Un placer para los oídos siempre escuchar como trabaja las cuerdas el White Stripe.

12 mar. 2009

Recomendaciones: Bishop Allen, Bat for Lashes y Au Revoir Simone

Más escena de Brooklyn. No me canso de admirar todo lo que se fabrica por aquí, y eso que ya empieza a desbordar la palabra Brooklyn por todos lados. Para unos es un mero hype (están en su derecho), para otros es un destello de luz en el panorama musical. Siempre hay un término medio: Brooklyn está de moda, no hay más que ver el precio del alquiler en el barrio de Williamsburg (donde empezó todo este movimiento), por eso, los medios centran sus miradas aquí. Llegará un momento en que el agotamiento hará acto de presencia en la prensa como en esa persona que no sabe mantener una relación seria. Las buenas bandas seguirán ahí, pero lejos de las plumas remilgadas de la idiosincrasia crítica. He aquí tres propuestas para amenizar tu cultura musical:

Au Revoir Simone: Pues sí, es de esas cosas que acabo de descubrir por la NME, tengo que reconocerlo (por mucha tirria que le tenga al semanario). Un indie pop muy estilizado, de delicadeza consumada, notándose la mayoría femenina de la banda (3 de 3), de sonidos esbeltos y estirados, elegantes y que invitan a la alegría. Sensibilidad facilona tomando los teclados como guía espiritual. Still Night, Still Light será su nuevo álbum para Mayo.



Bat for Lashes: Natasha Khan, una chica inglesa de herencia étnica variada, es quien está detrás de este proyecto que hechizó hace tres años a público y crítica con Fur and Gold. No es d Brooklyn, pero invierte su tiempo allí colaborando con bandas como Yeasayer. Ella es el hada madrina que todos querríamos tener, con una voz que suelta polvos mágicos al entonarla. Two Suns, su segundo LP, saldrá en Abril.


04.Daniel - Bat For Lashes

Bishop Allen: Etiqueta, otra banda de indie-rock americano. No, búscale los nutrientes adicionales a algo tan estandar, sensibilidad instrumental, alma juguetona, búsqueda de la felicidad, y un video de la época buena de la MTV, no otro montón de basura recogida del vertedero como es ahora. Grrr -recién salido del horno- es su tercer disco largo.

10 mar. 2009

Brazilian Girls: Calentamiento previo

El otro día veo a esta banda en un improvisado concierto en una pequeña sala de atmósfera underground de East Village. Primero, no les conocía; segundo me daba la sensación que era una banda más del montón de la Gran Manzana; tercero, no despertaron el entusiasmo del público. Resultado: Brazilian Girls es genialidad instrumental (la cantante está de baja por maternidad), y después de un poco de investigación resulta que tienen un buen nombre por este lado del Atlántico, además de un myspace con más de un millon y medio de visitas.

Lo que vas a escuchar es una ecléctica paleta de estilos, donde la electrónica es el color principal, electrónica orientada a esos bailes que electrifican tu cuerpo antes de la tralla de las 4 de la mañana, de ahí el estilo downtempo, sin alcanzar la frontera del chill o lo ambiental. Es el calentamiento previo ideal antes de saltar a la pista. La voz de Sabina, con un tono inherente de chanson francesa juega con el piano de Didi, mientras que Aaron a la batería puede ser, tanto quien pone el sosiego como quien marca el ritmo percusionista como vi el otro día. ¡Recomendación! Escuchar antes de salir de juerga.
Os dejo con este video en el show de Letterman, porque una vez más, la gente de Universal -en su infinita estupidez- no deja insertar los videos desde Youtube. Aquí, aquí y aquí, tenéis mejores videos.

8 mar. 2009

Recordando a....Pink Floyd

Después de asentar los aposentos en un sitio decente al otro lado del charco, lo que me apetece es escribir y me visto en estas de como desglosar mi estúpida palabrería. Pues nada como mirar a lo que tienes delante, Pink Floyd a todo trapo y un poquito de "maría" neoyorquina para ayudar a la escucha.



Money: es un solo de guitarra de esos que te hace cerrar los ojos y moverte como si estuvieras tu punteando, es un ritmo progresivo y desenfadado dramáticamente cambiado cuando empieza el solo de Gilmour, es la voz de Waters hablándole al dinero, es una canción que empiezas a escuchar y puedes pedir morirte en ese momento. Probablemente no verás un video que describa tan bien una canción.

Time: también de ese icónico disco de 1973 llamado The Dark Side of the Moon, con esos chirriantes y esquizofrénicos relojes del principio. Gilmour y Wright tomaron posesión de siete minutos que los gobiernos de cada país deberían obligar a utilizar a cada ciudadano, por su salud musical.



Another brick in the wall: músicalmente son otros Pink Floyd, donde Waters ya había tomado el liderazgo y la "tonada" colinda con la montaña de la música disco de finales de los setenta. Una canción ideada a tres partes y que cualquiera diría que estos son los británicos después de piezas históricas como las anteriores. Probablemente, su canción más comercial, las listas me dan la razón.

4 mar. 2009

Que no se preocupen...

...si es que alguien está preocupado (somos pocos pero nos gusta la música) porque este blog de desacertado nombre seguirá funcionando. El asunto principal de su falta de actividad es su traslado (la mitad de él) a Brooklyn, allí donde las bandas son hipsters o directamente cualquier cosa que sale es hipster, es un hype, es cool, o dejémonos de mierdas anglófonas...que esto es un jodido paraíso musical. No creo que muchos blogs puedan presumir de ello en nuestro poblado y poca original blogosfera. He aquí un enviado especial al corazón de donde se corta el bacalao hoy en día.
Y por eso de llevar la contraria, os dejo con un video de una banda que NO es de Brooklyn: es de la peli Once, muy muy muy recomendable, no solo por la estética cinematógrafica sino por una banda sonora conmovedora.