28 jun. 2009

Día de la Música: Votaciones


Nunca se quien lee este blog. Siempre dije que fue una escapatoria de dos personas para escribir lo que les apetecía (una especie de desahogo) sin importarles la cantidad de lectores, simplemente, una forma de ayudar al público a conocer más y mejor música. Odio hacer los post personalistas pero hoy hago una excepción. Aprovechando esta coyuntura y si os gusta como se escribe aquí, os animo a que votéis la crónica de El Día de la Música. El registro es fácil, solo lleva cinco minutos, y votando el texto (a nombre de danigarcia10) podríais ayudar a este firmante a conseguir una acreditación de prensa para el FIB. Gracias a todos.
Este es el link: http://musica.heineken.es/fibHeineken09/

Esta es la crónica:

EL NUEVO CREDO FESTIVALERO

Con las agujas apuntando en las doce, a las puertas del Matadero de Legazpi, un ganado amontonado e impaciente a semejanza de cualquier concierto de esa banda mediática de cuatro palabras, ansiaba canturrear las sentimentales melodías y la lírica metafórica de las piezas de un grupo desconocido hasta hace un año para la audiencia genérica, Vetusta Morla. Fueron el saque inicial a un día que a la postre cuajaría como un verdadero festival, esos en los que sientes la comunión entre el resto de asistentes.

El sexteto mostró la artillería pesada desde un primer momento: Rey Sol, Un día en el mundo y Copenhague se dejaron sonar en los primeros instantes para cerrar con Sálvese quien pueda. Corta actuación pero correcta con “El Indio” y Jorge dejando alguna perla percusionista; sin embargo la voz de Pucho fue tapada por una manta de coros de quinceañeras recitando de carrerilla las letras de los de Tres Cantos, cual concierto de los Jonas Brothers.

Finiquitada la actuación de los madrileños fue turno para el obligado cover con Christina Rosenvinge, uno de los doce temas versionados por bandas de la escena nacional del CD especial para esta ocasión. Chicago de Sufjan Stevens fue la elegida y denotó una notable ‘verdosidad’. No fue el único, pues alguno de los covers escuchados durante el día desprendieron falta de rodaje como el caso de Cuchillo y Klaus & Kinski (con Let’s make love and listen to death from above de CSS).

Ambiente festivalero. La atmósfera fue cuajando hacia un mini-festival de verano por momentos. Se respiraba el aire de las grandes citas fiberas; se avistaban sujetos madurados en el ‘festivaleo’ estival así como público general con ganas de disfrutar de un domingo veraniego, lo que hizo de El Día de la Música una reunión democrática de jóvenes (e incluso familias con niños) en busca de fiesta y amar la música de forma gratuita, algo harto complicado en la ciudad de Madrid. “La música es sinónimo de libertad; que la música sea el alimento del amor”, dijo Kurt Cobain.

Catpeople estrenó el Escenario RNE3 bajo un sol de justicia. Oscuros y seductores al unísono, facturaron una sobresaliente actuación pese tener al calor como enemigo, donde se escucharon algunas de sus piezas de estética ‘interpoliana’ como Radio. El dios Ra ecijano convocó al sol para la sobremesa y El Matadero se convirtió en una sartén solo aliviada por los humidificadores instalados por la organización y las recatadas sombras. Heineken (con su bagaje festivalero) y El Matadero dieron muestra de una sinergia absoluta sorprendiendo a propios y extraños por la magnitud del festival que confeccionaron el pasado domingo, superando con creces a la pasada edición. En esta coyuntura calorina, Underwater Tea Party destapó una sorpresa, un vistoso cover de Electric Feel de MGMT. En el lado negativo, Cuchillo apareció tocando la campana de las cinco desganados por las condiciones atmosféricas. Entonaron tres canciones y desaparecieron, dejando a la audiencia con ganas de acceder a sus inframundos sonoros adimensionales.

De las sesiones de baile al pop acústico. Extraperlo dio el pistoletazo de salida a una tarde de baile en la atmósfera cargada del recinto interior de El Matadero. Por entonces, con la cuenta de cervezas perdida, la audiencia quedó atrapada instantáneamente por los guiños caribeños de la banda barcelonesa. Altas dosis de entusiasmo para suplir el cansancio que asomaba la cabeza, continuado por Mendetz, que, literalmente, provocó el éxtasis en el pabellón entero. El cuarteto techno-rock catalán presentó alguno de los temas rompe-pistas de su nuevo álbum, Souvenir, iniciando los temblores de un terremoto que alcanzó su mayor escala cuando cayó su pieza más noctámbula, Futuresex. Con el Escenario Matadero clausurado, el rebaño festivalero se movió hacia la apertura del Escenario Verde, estéticamente agraciado con una cúpula, para ver a la institutriz del indie-folk femenino nacional, Russian Red. Actuación ‘amorfinada’ de Lourdes que solo consiguió subir ligeramente los decibelios con Cigarettes. Sin embargo, el postre iba a ser más delicioso: The Sunday Drivers con un guitarreo inusual presentaron su nuevo trabajo, y, sobretodo, rememoraron la virtud acústica de sus dos primeros álbums con clásicos como Love our love o On my mind. Often cerró un show que elevó el espíritu musical de un público que por entonces traspasaba las fronteras del escenario, en un día de comunión con y de la música española: Ha nacido un festival.

27 jun. 2009

26 jun. 2009

Ha nacido otro mito

La paradoja es que los mitos nacen de las muertes. Michael Jackson entra en el olimpo de las figuras de la música engrandecidas por su pronto fallecimiento, y en extrañas circunstancias, a semejanza de demás mitos. Los fatídicos 27 dejaron a Brian Jones, Kurt Cobain, Jim Morrison, Janis Joplin y Jimi Hendrix. Jackson se acerca a la figura de Elvis Presley, el cual murió con 42 años, apoyado por su fracasado matrimonio con la hija de El Rey, Lisa Marie.



Este es un anuncio de Pepsi, en el que si os fijais, aparece Alfonso Ribeiro, más conocido como Carlton Banks en El Príncipe de Bel-Air.


Pero Michael ya forjó su leyenda desde una temprana edad. A los 11 años sacaba su primer álbum, y a diferencia de otros niños-prodigio, su carrera continuó creciendo, desde los Jackson 5 hasta con el propio nombre de Michael Jackson. Una vida de exigencias consumida por una personalidad sin ninguna estabilidad que le ha llevado a varios escándalos, pero eso forma parte de las grandes figuras de la historia de la música. Ha dejado una herencia sobre la cultura pop inigualable, de movimientos de baile imposibles, de gritos al aire y de pop de factura personal. El Rey del Pop ha muerto, y en vez de narrar su vida como en los numerosos obituarios que encontrareis, os dejo con alguno de sus muchos trallazos que ha legado a la música.

El videclip de Thriller es más que un video, lo llamaría un cortometraje musica de enorme calidad que supuso la segunda revolución de los videos tras la primera con la MTV.


25 jun. 2009

Otra dosis de rock hooligan con el impronunciable nuevo álbum de Kasabian (West Ryder Pauper Lunatic Asylum). Vlad de Impaler es de las mejores piezas de un álbum excesivamente rizado en algunos tramos pero que sigue la línea euforico-electrónica de los británicos, esa que impulsa al vandalismo callejero.

22 jun. 2009

Grizzly Bear - Two Weeks
De su tercer disco, Veckatimest, el cuarteto de Brooklyn entona esta melodía de coros etéreos, sacando partido a su habilidad para elaborar sintonías atmosféricas, destapando una sensibilidad única y dotando a este álbum de casi la perfección.

19 jun. 2009

FIB, cartel completo


Rompieron la hucha a mediados de Febrero para traer a bandas de estadio con la consecuente venta de boletos como panes, y nos encontramos con una cartel notablemente descompensado, con una carencia potencial de bandas de rango medio que den un brillo decente al cartel. Un line-up de cara a la galería que ha supuesto una tremenda inversión en cuatro bandas y ha despojado de recursos económicos a las arcas de Maraworld y Heineken para recompensar al espectador entendido con mejor calidad. En su lugar, se ha utilizado de relleno (por lo barato) a bandas del panorama nacional, tanto veteranas como de la reciente nueva ola, para completar un cartel donde destaca la notable presencia de 'lo patrio', más que en otras ediciones, haciendo alusión al 15 aniversario.



Con la reiterada falta de sonidos norteamericanos, algo que, a bote pronto, propondría a la organización pese a su clásica identidad british en la selección de bandas, los grupos de las islas copan las líneas del estampado FIB 2009, algunos bajo el camino de sonidos brit repetitivos del nuevo siglo (Maximo Park, Mystery Jets, Foals) y otros proponiendo buenas y novedosas formas (Glasvegas, Elbow). Mención especial es el homenaje-a-voces al post-punk de finales de los setenta con cuatro bandas viejunas de la época: Gang of Four, Television Personalities, Magazine y The Psychedelic Furs.



Sin mucho que hablar de las bandas-estadio (que ya las conocemos todos) la letra pequeña queda para bandas como Los Coronas, delicioso rock instrumental con vistas al surf; The Walkmen y su inconfundible esencia neoyorquina; TV On The Radio, miradas al rock negro, al funk, una catársis de cuerpos en movimientos, Klaus & Kinski con su alargada y dulce mirada emocional; y las hechizantes sintonías de la sueca Lykke Li. Siempre propuestas atractivas que engordan (en calidad) el cartel del FIB, que, pese a suponer un desorden, habría que estar loco para no ir por principios musicales, pues, Benicassim no es solo música sino, principalmente, una fiesta.

17 jun. 2009


4ª Parte
Amor al arte

16 jun. 2009


3ª Parte
Cuando aquello conservaba su esencia underground despojada en los últimos carteles.

12 jun. 2009

10 jun. 2009


1ª Parte

El documental no es ninguna maravilla fílmica: protagonistas, los hermanos Morán que fueron los que crearon el festival; testigos, demasiados, esos gurús del periodismo musical. Simplemente es tragable porque es una lección de historia de la música española, sobre todo en esta primera parte donde se escenifica los inicios del indie español a primeros de los '90.

9 jun. 2009

15º aniversario del FIB


Comentarios aparte del cartel de este año al que me encantaría desglosar mi insatisfacción cuando esté completo, la organización del Festival Internacional de Benicassim ha lanzado un documental (por partes) conmemorando su decimoquinta edición. Un festival que desde sus inicios ha demostrado un talante europeo de primera calidad con unos carteles con nada que envidiar al resto de festivales punteros de Europa. Siempre reincidiendo en un mayor porcentaje de bandas británicas en el cartel, el FIB no solo es el festival más importante de España, sino que tras él corren ansiosos ordas de guiris cada Julio en busca de los hypes que repiquetean en BBC Radio 1 y dosis de vitamina D solar que les 'encangreje' sus blanquecinos cuerpos.
Benicassim es más que un elemento en la prehistórica cultura musical de nuestro país. Desde sus primeras ediciones en el velódromo de Benicassim hasta las vastas extensiones de nuestros días, ha supuesto una enseñanza musical digna para muchas envenenadas mentes en ll radiofórmula, y por otro lado, una válvula de escape para todas aquellas mentes independientes con ansias de expresarse a mediados de los noventa (y posteriores años). A este grupo, el FIB les dio un motivo para crecer.

Dejo el trailer e iré colgando una parte cada día remememorando algunas de las mejores actuaciones en estos quince años: Oasis, Blur, Echo & Bunnymen, Los Planetas, The Charlatans, Jesus & Mary Chain, Chemical Brothers, Manta Ray, Bjork, Franz Ferdinand, Radiohead, Lou Reed, Leonard Cohen...infinitos.

5 jun. 2009


Do you love me
(1962) de The Contours, el soul más sobrio de la motown de Detroit, ha sido versionado por enormes figuras de la música como The Sonics, Paul Revere & The Raiders, Bruce Springsteen o Los Blues Brothers.



Green Onions (1962) de Booker T & The MG's, una melodía soul instrumental también desgastada de covers (Los Blues Brothers, The Ventures) en el que el órgano y la guitarra juguetean al ratón y al gato. Agua bendita para los oídos cada solo.

2 jun. 2009

ROCK'N'ROLL!!!!!


Películas donde hay buena música, películas donde la música es la protagonista, pero, ¿películas donde se retrate la esencia de la música? Radio Encubierta ha dado con la fórmula para ofrecer dos horas de clásicos de la música de esos finales de los '60 revolucionarios donde la mentalidad de los jóvenes era un dolor de muelas ideológico para los gobiernos occidentales. Con un escenario histórico inigualable y la época dorada del pop británico inundando las emisoras de medio mundo, la estirada jerarquía política inglesa intentó hacer lo que hacen todos los gobiernos (también los democráticos) cuando ven atacados sus ideales conservadores: ahogar las ideas libre-pensadoras de los jóvenes. La música incitaba a ello.

Con la dosificada aportación de humor de las islas británicas del que está detrás el guionista de Cuatro bodas y un funeral o Nothing Hill, esta comedia traspasa la línea de pasar un rato agradable viendo una historia de varios tíos como pinchaban música para toda Gran Bretaña, en lo que sellamaba 'radio pirata'. Es una conexión con esa batidora de sensaciones que se producen en tu cerebro y tu estómago cuando escuchas una gran pieza, cuando la haces llegar a una audiencia, cuando explicas los ideales con la música y no con la palabra. "Por mucho que los gobiernos opriman siempre habrá jóvenes dispuestos a crear composiciones", dice 'El Conde', el personaje de Philip Seymour Hoffman.
En nuestros días no nos enfrentamos a una opresión hacia la libertad humana que da la música. Simplemente, el comercialismo que sí que se ha permitido se ha abierto paso para monopolizar la sociedad hasta el punto de que sea domable y no proteste; es la mecánica que ha utilizado el capitalismo desde las revoluciones de los '60, la cultura de masas en la que estamos ahogados.

Lejos de las reflexiones ideológicas en este mundo en el que estamos conducidos, he aquí una lista de algunos de los temas que salen en la peli: solomillo de los años sesenta.
All The Day and All of the Night de The Kinks para abrir boca en la película y ajetrear las neuronas, Wouldn't Be Nice de The Beach Boys de cierre feliz, Ooo Baby Baby de Smoked Robinson, My Generation de The Who, Hi Ho Silver Lining de Jeff Beck, I Can See For Miles de The Who, I'm Alive de The Hollies, I Feel Free de Cream y nunca mejor dicho para bautizar el sentimiento que busca el film, The Wind Cries Mary de Hendrix, Let's Dance de Bowie. Algunos ejemplos.

Para descargar y ver aquí.