30 ago. 2009

Hambug, Arctic Monkeys


Tercer disco de los de Sheffield, realmente oscuro y muy sobrio. Los críticos lo cubren de seriedad mientras ellos desmienten que hayan madurado, es más, tres de ellos han decidido alargar su cabellera, ¿quizás como señal de su paso al lado mas duro del rock? Josh Homme (Queens of the Stone Age) ha metido la mano en la producción para darle a la grabación dosis moderadas de stone rock, y cambiar la visión al 80% que teníamos de los 'Monos árticos', de ahí el surgimiento de detractores que antes no existían.

My Propeller, primer tema, da unos acordes graves que no se porque me suena a Nirvana, o quizás a la época más rugosa del rock a finales de los '80 y principios de los '90. Después de minuto y medio de tontear con las llaves de la guitarra, llega el turno del excelente batería Matt Helders para ametrallear una brillante pieza. Llega el single, Crying Lighting, un trallazo de punteos hilados para mostrar esas ráfagas de sonidos Blitzkrieg, guerra relámpago, arrolladores que siempre abanderado. A los dos minutos y medio, el preludio misterioso se tranforma en una armonía con destello de terror pero siempre mantiendo la sintonía en la intriga.

Un álbum donde las baladas destacan por encima de todo, The Jeweller's Hands, que sigue pisando los pasos de suspense enigmático con acordes alargados y buena mano detrás del cristal del estudio. Hay tiempo para algún brillo de los Arctic pasados, demoledores en Pretty Visitors, pero siempre con un nivel más tétrico en la guitarra, con los dedos dos o tres trastes más arriba.

27 ago. 2009

Una bola de nieve

En la vorágine de listar que los medios musicales propagan nos hemos enganchado. Esa bola de nieve de categorizar hasta los músicos más yonquis del panorama arrastra a cualquier hijo de vecino, y este blog, que intenta salirse de los parámetros normales, ha caído en la vulgaridad porque a veces uno tiene que ser un tipo simple. Pitchfork anda ya listando las mejores canciones de la década (en Agosto), decenio, por cierto, musicalmente pobre cargado de mierda dance-rock de tendencia post-punk y mucho sintetizador de por medio. En términos generales no han sido unos buenos diez años, aunque de gustos no hay nada escrito, excepto porque ha visto la luz de bandas que marcarán época; pero este es un tema que trataremos más adelante cuando termine el año.

Os dejo con una lista de los mejor de los últimos cuatro meses:

ALBUMS

  1. Bitte Orca

Dirty Projectors

  1. Veckatimest

Grizzly Bear

  1. Two Suns

Bat For Lashes

  1. Manners

Passion Pit

  1. Wolfgang Amadeus Phoenix

Phoenix

  1. Wilco (The Album)

Wilco

  1. My Maudlin Career

Camera Obscura

  1. Start, Restart, Undo

Anni B Sweet

  1. West Ryder Pauper Lunatic Asylum

Kasabian

  1. Aeropuerto

Cooper

TEMAS

  1. Daniel

Bat For Lashes

  1. Peace

Depeche Mode

  1. Two Weeks

Grizzly Bear

  1. Vlad de Impaler

Kasabian

  1. Souvenir

Mendetz

  1. Short Fuse

Black Lips

  1. The Reeling

Passion Pit

  1. Deli

Delorean

  1. Battle For The Sun

Placebo

  1. The Girl and The Robot

Röyksopp

24 ago. 2009

Novedades...

Dorian y su tercer largo, La Ciudad Subterránea. Los ochenta y perfectos arreglos electrónicos fusionados para evadir el excesivamente sonado A cualquier otra parte.



Simian Mobile Disco son otros que quieren quitarse la etiqueta de una pieza repiqueteada una y otra vez año y medio atrás, We are your friends, con Temporary Pleasure, su segundo álbum.

19 ago. 2009

La Leyenda del DJ Frankie Wilde

Siguiendo la estela del post anterior de como los trailes nos engañan, hoy nos encontramos con la excepción, un sumario que nos cautivó para visionar la película y que ha confirmado tras hora y media, que es uno de esos films en lo que te quieres meter dentro de la pantalla.

Grabado a modo película con fragmentos de documental de testigos de la vida del famoso DJ, Frankie Wilde, esta es una de esas historias de música, drogas, alcohol, sexo, en resumidas cuentas, de vivir la vida bailando sobre el borde del acantilado para en cualquier momento caerse. It's all gone Pete Tong traducida al castellano como La Leyenda del DJ Frankie Wilde (lo que son las cosas) es una de esas realizaciones que tanto gustan en la escuela británica, fugaz, dinámica, cargada de salvajismo, y por si fuera poco metíendonos en un relato aderezado de humanismo y reinsercción en la sociedad.

17 ago. 2009

Enemigos Públicos: Como un trailer enmascara una película


Llevaba unos meses esperando este film de Michael Mann tras ver el trailer en Estados Unidos y darme la sensación de resultar otra de esas volátiles y dinámicas películas del director de obras de acción para enmarcar como Heat (1995), El dilema (1999) o Collateral (2004). Sin embargo, las apariencias engañan y tras más de dos horas de película las sensaciones se tornan hacia el aburrimiento y la difusión de la historia, muy atrancada en determinadas rachas y con una cierta poca claridad de ideas de este director, que, al parecer, ha dejado sus mejores obras en el pasado (El Último Mohicano, Heat) y ha entrado en una notable pájara con sus dos últimos films, Corrupción en Miami y Enemigos Públicos.

Y es que un trailer es lo que es, una herramienta comercial de imán para atraer al público a las salas, y en este caso ocurre el otro lado de la moneda de lo que suelen desprender los trailers (y que siempre puntualizo en las críticas de filmes), el sumario es mejor que la película. Esta historia ambientada en la América de la crisis de los '30 donde los criminales brotaban de cada rincón del país tienen una alta carencia de continuidad. El relato se entorpece, los personajes alrededor de John Dillinger (Johnny Depp) están poco definidos como el caso de Melvin Purvis (Christian Bale) que, actuando de agente de la ley en busca de Dillinger, está muy poco detallado y en ocasiones, confundido su papel de perseguidor de los delincuentes con sus compañeros de profesión en el film.

Mann se tambalea además con la realización, dando un corte moderno a una película de atmósfera clásica (años '30) con cámara al hombro en determinados planos que hace dudar sobre la cordura del director norteamericano para una película que parece mucho más aprovechable, y en la que también ahondan fallos en la historia, labor de unos guionistas (incluido el propio Mann) de poco peso para una producción que debía haber sido mucho más escandalosa en cuanto a la acción y que se hace tan espesa como la anterior película del realizador, Corrupción en Miami.

16 ago. 2009

Vampiros de la noche

Delorean y Mendetz. Dos bandas con dos discos recién horneados este año que disfrutan de una crítica que les alaba por su tralleras sintonías noctámbulas con el sello barcelonés de los clubs. Los primeros, catapultados a la popularidad en Estados Unidos gracias a algún redactor lumbreras de Pitchfork que, probablemente, en sus vacaciones descubrió que en Europa sabemos enarbolar armonías de catársis nocturna. Los segundos, estandartes del techno-rock en su versión más extrema, la que pone los sentidos al límite como nos demostraron en El Día de la Música en Madrid.



13 ago. 2009

Que empiece el incendio

Con una gran pausa de vacaciones en la que hemos dejado hibernar el blog en fechas veraniegas, volvemos a la carga en una segunda mitad estival que empieza con un incendio de sonidos que dará mucho que hablar para las reclamadas 'listas de lo mejor del año' allá por Diciembre. Por lo pronto, un regreso que ya se anticipaba desde la primavera, Sidonie y El Incendio. Nuevas bombas de pop con la majestuosa lírica de Marc Ros, que ya nos dejó encandilados con Costa Azul, un disco con el que pusieron el listón demasiado alto. Este es el primer single, que es eso, un sencillo para abrir el telón y arrancar los primeros aplausos de inicio.



Los que avivan el fuego con queroseno de guitarra de serrucho y vomitona son los Arctic Monkeys que sacan un tercer disco, Hambug, (como dice la crítica) más oscuro y maduro. ¿No será la madurez sino la mano del Queen of Stone Age, Josh Homme, quien les ha metido en la rugosidad del stoner rock, incluso 'amelenando' las británicas cabezas de los angelitos?