31 dic. 2008

LO MEJOR de 2008. Último capítulo: álbums

He aquí la última lista del año, la de los discos. ¿Es un coñazo lo de las listas? Pues sí, la verdad, y realmente subjetivo porque probablemente se me escapan algunos buenos álbums, pero de todo lo que he escuchado (y he tenido que escuchar) esto es lo mejor, y si mirais algunas de las otras listas de revistas de música, hay bastantes coincidencias; eso es lo máximo que se acerca a la objetividad, porque determinados LP's este año han sido espectaculares, Dear Science de TVOTR, Oracular Spectacular de MGMT, Evil Urges de My Morning Jacket. Estas listas son más para que os recreís en lo que hemos disfrutado con la música estos 365 días:

Internacionales

25. Hercules and Love Affair, Hercules and Love Affair
24. The Seldom Seen Kid, Elbow
23. Með suð í eyrum við spilum endalaust, Sigur Rós
22. Who killed Harry Houdini, I'm from Barcelona
21. Skeletal Lamping, Of Montreal
20. Day & Age, The Killers
19. Viva la vida or death and all his friends, Coldplay
18. Como te llama, Albert Hammond Jr.
17. For Emma, Forever ago, Bon Iver
16. Fleet Foxes, Fleet Foxes
15. Evil Urges, My Morning Jacket
14. Visiter, The Dodos
13. Youth Novels, Lykke Li
12. Third, Portishead
11. Hold on Now, Youngster, Los Campesinos
10. Consolers of lonely, The Raconteurs
9. Dear Science, TV on the Radio
8. The Age of the Understatement, The Last Shadow Puppets
7. Pretty Odd, Panic at the Disco
6. Instant Coffee Baby, The Wave Pictures
5. Vampire Weekend, Vampire Weekend
4. Only by night, Kings of Leon
3. Glasvegas, Glasvegas
2. At Mount Zoomer, Wolf Parade
1. Oracular Spectacular, MGMT

Nacionales

15. El manifiesto desastre, Nacho Vegas
14. Heavenly, Half Foot Outside
13. Upskirts, The Blows
12. Supercrepus, Joe Crepúsculo
11. En ningún lugar, Charades
10. Esta vida pide otra, Tachenko
9. LP, Los Punsetes
8. Tu labio superior, Christina Rosenvinge
7. Cuchillo, Cuchillo
6. La Gallina, El Columpio Asesino
5. Cronelánea, Lori Meyers
4. We are Standard, We are Standard
3. I love your glasses, Russian Red
2. Un día en el mundo, Vetusta Morla
1. Boogie Beach Days, Elastic Band

29 dic. 2008

LO MEJOR de 2008. Capítulo 3: Las mejores canciones nacionales

15. Damn 80's Hooker, The Blows. Una pequeña parte de la siguiente entrega, Upskirts, de la banda gallega con esos diálogos tan británicos y las reincidentes guitarras.

14. Universe, Gentle Music Men. Merecedores del primer premio del Proyecto Demo porque la delicadeza de sus sonidos es pura seda.

13. La Revolución sexual, La Casa Azul. No es de mis preferidas pero pegó un tremendo pelotazo en la pistas de bailes de la geografía española.

12. Sunny day, Elastic Band. Demasiadas cosas para escribirlas, soy un puto vago, lo sé, pero es mejor que la escuches. Ni entenderías lo que escribiría, ni siquiera yo.

11. Sharabbey Road. Vetusta Morla. Quizás lo que me gusta más de este nuevo grupo son esas letras victimistas y, a la vez, valientemente oscuras, Los días estan contados/no hay mas que temer...

10. They don't believe, Russian Red. Sí, soy otro de esos que han sucumbido a la ola Russian Red, aunque también estoy a la expectativa sobre lo que será el segundo álbum.

9. Dos policías, Los Punsetes. Y es verdad que hay tanta policía en Madrid a día de hoy, y, ¿en los años de la movida madrileña a lo que suenan estos madrileños?

8. Summer Road, Krakovia. Cada miembro de la banda es un personaje diferente con su historia estrafalaria, Petra Flurr, Vinila Von Bismark...los cinco montan Krakovia, y entre sus piezas está una película de sonidos punk de serie B.

7. The Last time, We are Standard. Lluvia de pop británico bajo paraguas electrónico propio de los más noctámbulos.

6. Un arpón de grillos, El Columpio Asesino. Por coger un tema del tremendo disco, La Gallina, de la banda de Navarra que suenan a ellos más que nunca.

5. Jenn believes, Hola a todo el mundo. Sin disco aún pero con unas melodías preciosistas que despiertan al niño que llevamos dentro.

4. La distancia adecuada, Christina Rosenvinge. Estas armonías íntimistas no son para guardar ninguna distancia con la cantautora casada -musicálmente- con Nacho Vegas, otro músico que ha dejado huella este año.

3. Nice thick feathers, Russian Red. Otra cantautora, pero esta novel. A todos les gusta, y es que el timbre limpio, de hilo musical puro de Lourdes, te sumerge en un mar de melodías de bella serenidad.

2. Luces de neón, Lori Meyers. Se nota la evolución del pop 'made in Granada' de este grupo que ha dado un paso de gigante con Cronelánea, su tercer LP, y este tema tiene ese estribillo de paparapapa que les encanta entonar.

1. Copenhague, Vetusta Morla. Tengo que reconocer que pese a oler a producto de radio-fórmula, la belleza con la que destilan sus letras y melodías meláncolicas, de tristeza cómoda, es cautivadora.







Copenhage - Vetusta Morla

28 dic. 2008

LO MEJOR de 2008. Capítulo 2: Las mejores canciones de bandas internacionales

Seguimos repasando musicálmente este año que toca a su fin. Os pondremos las 25 mejores canciones de bandas internacionales en este curso aunque, probablemente, muchos incluirías unas y quitarías otras, esto es todo subjetivo, la objetividad es una utopía.

25. Magick, Ryan Adams and The Cardinals. De gira con Oasis en estas fechas y al mismo tiempo de ¿perrito faldero de los Gallagher?. Esta pieza que respira rock yanqui It's magick, it's magick como dice el roquero norteamericano.

24. Id Engager, Of Montreal. Más el disco que hay detrás, Eskeletal lamping, son otra prueba de los ritmos eclécticos de una banda ya consolidada.

23. GFC, Albert Hammond Jr. Que simple son sus canciones, pero a veces, la simplicidad es la mejor receta para crear música.

22. I'm amazed, My Morning Jacket. El mundo a veces funciona mal y hace que estos tipos hagan música en el siglo XXI en vez de los años setenta.

21. I will possess your heart, Death Cab for Cutie. Nadie diría que el primer minuto de este tema a base de un bajo con sabor grunge es de la banda de Ben Gibbard.

20. Fools, The Dodos. Una pieza con el sello folkie de la costa oeste.

19. Machine Gun, Portishead. Sonidos industriales, grisáceas armonías sin alcanzar la oscuridad, de fondo la voz del más allá de Beth Gibbons.

18. Mr. Understanding, Pete and The Pirates. Divertido e inconfundible indie de las islas británicas.

17. Geraldine, Glasvegas. Divina oscuridad.

16. Viva la vida, Coldplay. ¿Están hasta en la sopa? Sí, pero no quita que sean muy buenos, que diga, Chris Martin.

15. I'm good, I'm gone, Lykke Li. Un álbum, numerosas colaboraciones, versiones, acústicos en los lugares más extraños. La sueca ha hecho más en un año que otros en cinco.

14. You me dancing!, Los Campesinos. Imagínate un coche pintado de forma estrafalaria a toda leche pero sin frenos.

13. White winter hymnal, Fleet Foxes. Folk endulzado de vestimenta hippie.

12. Salute your solution, The Raconteurs. Si está Jack White no hay nada que decir. ¿Es mejor como desgarra su voz o como hace cirujía con la guitarra?

11. Golden age, TV on the Radio. Por poner un tema de Dear Science, porque valen la pena todas.

10. Language city, Wolf Parade. Apelando a la épica con cierto aroma a The Doors.

9. Use somebody, Kings of Leon. Los mejores discos se hacen etílico. Así salen canciones como esta.

8. I love you like a madman, The Wave Pictures. Hablamos de ellos hace un par de semanas. Unos tipos raros que hacen teatro con la música, o viceversa.

7. Kids, MGMT. Probablemente, la canción que no se puede dejar de bailar. El vídeo (no oficial) no tiene desperdicio.

6. Run, Gnarls Barkley. A veces, una simple palabra resume una pieza entera.

5. Nine in the afternoon, Panic at the disco. Han superado el lastre de pop americano juvenil para llegar al nivel pop de pureza 100%.

4. Time to pretend, MGMT. Repetimos con el dúo de Brooklyn, pero cambiamos a la psicodelia sesentera, esa en que los hippies veían estrellitas cuando tomaban LSD.

3. The age of the understatement, The Last Shadow Puppets. El vídeo entra como anillo al dedo a la carrera de guitarras, incluso algo western, de Alex Turner y Miles Kane.

2. Daddy's gone, Glasvegas. Si murieras y volvieras a la vida, sabrías que esta es la banda sonora.

1. A-punk, Vampire Weekend. El ritmo de la guitarra puedes tenerlo sonando en tu cabeza meses.

26 dic. 2008

LO MEJOR de 2008. Capítulo 1: nuevas bandas nacionales e internacionales

Las revistas de música se han aficionado en los últimos años a categorizar, jerarquizar, agrupar, "rankear" y demás sinónimos relacionados con la palabra lista. Es conocida la afición adictiva de la NME a realizar listas de cualquier diminuta "cosa" musical que exista: las peores portadas de discos, las mejores versiones, los artistas mas "cool", y un sinfín de banalidades. Rolling Stone, en su infinito ego, se creyó capaz hace años de elaborar las listas de la historia: los 500 álbums, las 500 canciones, los 100 guitarristas, las 100 canciones de guitarra, y, este año, los 100 grandes cantantes de todos los tiempos. Pese a las reticencias que me despierta, alguien tenía que hacerlo alguna vez.

En esta espiral, los medios musicales sacan cada año las listas de lo mejor del año que, normalmente, se ciñe a los mejores álbums y las mejores canciones. Otros como Pitchfork Media amplían las categorías a vídeos y actuaciones en directo, así que nosotros, pese a criticar el boom de las listas, somos incapaces de mantener los dedos quietos. He aquí el primer capítulo: las nuevas bandas que hemos descubierto este año, muchas de ellas se han agolpado en las críticas más valoradas del universo indie, otras menos, pero lo que está claro es que son las mejores.

Bandas internacionales

15. Ra Ra Riot. Intrumentos, estribillos pegadizos y diversión.

14. Joe Lean and The Jing Jang Jong. Pop 'made in Britain'.

13. Hercules and Love Affair. De la familia dancera de Nueva York.

12. The Ting Tings. Más de la incipiente ola dance-rock británica.

11. Little Joy. Fabrizio Moretti y su nuevo proyecto fuera de Strokes.

10. The Rumble Strips. Aunque su primer disco es del año pasado, nunca habíamos pensado que el pop inglés era capaz de adornarse con soul y ska.

9. Pete and the Pirates. Suenan como tantas bandas británicas pero al mismo tiempo como ninguna.

8. Bon Iver. Los nuevos aires neo-folkies de atmósfera hippie que tanto están de moda han dejado artistas revelación como este norteamericano.

7. Los Campesinos. En dos palabras: baile frenético. Son un tornado dancero.

6. Lykke Li. Escuchar la voz de esta sueca significa abstraerse. Voz que es pura morfina más mucha creatividad.

5. Fleet Foxes. Hablando del nuevo folk americano, estos vienen de Seattle, de una costa oeste invadida por lo acústico.

4. The Last Shadow Puppets. A Alex Turner ya le conocíamos pero no a su proyecto paralelo con el vocalista de The Rascals.

3. MGMT. No hay una sola canción desperdiciada en Oracular Spectacular. Sonidos de otra dimensión.

2. Vampire Weekend. Pues sí, los ritmos africanos en el indie-pop también valen.

1. Glasvegas. La oscuridad no era tan preciosa hasta que aparecieron estos escoceses. Melodías del más allá.

Bandas nacionales

10. Gentle Music Men. Como ganadores del Proyecto Demo, fueron al FIB.

9. El Guisante Mágico. Y luego decimos que nuestro panorama está de capa caída; los últimos años demuestran que seguimos mejorando a base de esta medicina, por ejemplo.

8. The Right Ons. Rock de tintes funkys con cierto sabor soul.

7. Cuchillo. Escribí sobre ellos a principios de año y dije que eran una experiencia espiritual cercana a The End de The Doors.

6. Krakovia. Torbellino punk de histriónicos y extravagantes personajes.

5. Los Punsetes. Será como aquella canción de los años 80, decía Ivan Ferreiro. Punsetes igual: regreso al Madrid de los ochenta.

4. Hola a todo el mundo. Son una de las promesas para el próximo año pero no me he resistido a incluirles; ya escribimos sobre ellos.

3. Russian Red. ¡Novedad! el folk-pop existe en España (ese que hace Feist) y además de sonidos puros y angelicales.

2. Vetusta Morla. Oscuridad meláncolica, sí, pero no son de esas bandas que te hunden en la tristeza. Un día en el mundo es sólo una cosa: bonito.

1. Elastic Band. Deben ser una aunténtico espectáculo en directo, porque coges Boogie beach days y entras en la comedia sonora de estos granadinos. El concepto de diversión elevado a las máximas cotas.

25 dic. 2008

The Black Cab Sessions (I). The Kooks

Otro de esos nuevos conceptos de "toca en acústico en el sitio más raro" es The Black Cab Sessions. De la misma sangre que La Blogotheque, este proyecto nació en Londres y en manos de una promotora que únicamente quería "dar bola" a los conciertos que organizaba. Con la tontería, algunos artistas empezaron a fijarse en estos videos caseros de una sola toma en los llamados black cabs (taxis londinenses), y después de dos años cuenta con un historial de músicos de calidad al nivel de La Blogotheque. La verdad que prefiero la iniciativa fílmico-sonora de Vincent Moon, pues el blog francés no solo aporta una gran riqueza acústica sino un punto de vista desde la cámara muy personal e intimista. Sin embargo las Black Cab Sessions nos enseñan Londres, que siempre gozará de más encanto musical que Paris, y de nuevo desnuda en sonidos a artistas que realmente tienen el talento de poder interpretar sus temas "al raso", lejos del estudio de producción: esa es la esencia de la música. Aquí os dejo con The Kooks entonando The Situation y Ooh la, esta última ya la ofrecieron para la Blogotheque volviendo locas a las niñas de un instituto de Paris.

23 dic. 2008

20 años de Subterfuge (II)

Segundo y último capítulo del repaso a los 20 años de Subterfuge Records. La discográfica independiente cuenta entre sus filas ahora con destacados artistas del panorama nacional con cierto nombre como el proyecto Najwajean, Marlango - es decir, Leonor Watling-, y L-Kan y sus reminiscencias electro-pop ochenteras. De lo que hablabamos ayer, la casa de discos ha reeditado varios míticos álbums como el Pizza Pop de Australian Blonde, ha lanzado compilaciones, y como todos los años, ha recopilado lo mejor de sus grupos en Stereoparty. Para el volumen del 2009 aparecen los prometedores Templeton a los que dedicaré dentro de un poco un post porque van a ser la sensación nacional para el próximo ejercicio musical.

Sexy Sadie
Del nombre de la famosa canción de los Beatles gestada en la India en 1968 nació este grupo de Palma de Mallorca en 1992. Se despidieron hace dos años en la Joy Eslava con un tremendo concierto donde dejaron las perlas que gestaron durante más de una década como It's beautiful it's love, Stay behind me o I'm sorry. Un pop-rock muy característico que tuvo su culminación (para mí) con este tema:



Y lo que se me queda en el tintero...
Propuestas patrias de nivel como el "roquerismo" de The Unfinished Sympathy, los sonidos estratosféricos de Cycle, o Mcenroe y su pop de morfina. Si repasais de donde han venido (y vienen) las bandas de esta casa discográfica, observareis la disparidad geográfica por nuestro territorio. Es de aplaudir que durante veinte años hayan buceado en la música de otras escenas musicales de segunda división o tercera incluso de España; con lo fácil que es centrarse en Madrid y Barcelona, ya luego vienen Bilbao y Granada. De lo que dejó Subterfuge hace años hay conjuntos míticos como Fangoria, la desfachatez de Los Fresones Rebeldes, o el exitazo de Dover con Devil came to me (y otros más), que como decía ayer no eran el comercialismo de ahora. Os dejo con un verdadero himno generacional...

22 dic. 2008

20 años de Subterfuge (I)

La discográfica independiente cumple dos décadas en la que se ha convertido referente indispensable de la cultura pop patria. Veinte años de música independiente donde -por mucho que quiera- se me antoja imposible hablar de tantos buenos grupos que han pasado -y están- bajo el sello de Subterfuge Records. Muchos vivimos nuestra pubertad con la franca ascensión de esta casa en la segunda mitad de los noventa gracias a bandas como Australian Blonde o Manta Ray, que alumbraron el llamado "sonido de Gijón", el pop-rock de Sexy Sadie y la experimentación de Mercromina. Sería un error hablar sólo de una discográfica independiente de pop y rock, porque el punk también tiene cabida; lo demuestra la aparición de Krakovia a principios de año y hace unos años con Humbert Humbert. No se me podía olvidar Dover, que dio los mayores éxitos en ventas a la casa (1997), pero Dover en su época buena, no la radio-fórmula de ahora. He aquí un resumen de veinte años de buena música para nuestro país, un halo de luz en las sombras de nuestra escena alternativa que mejora poco a poco. Sinceramente, de lo poco, culturalmente, puro que ha sobrevivido en estos tiempos comerciales.

Australian Blonde
1993 es el año de Pizza Pop, el himno indie de los noventa. Aunque muchos nos enganchamos a la banda asturiana años después cuando ya editaba discos con RCA, su primer álbum fue el que les dió el salto a la escena alternativa. Chup chup, además de ser melodía de un anuncio de Pepsi (creo recordar), se convirtió en icono de una generación. Una banda pop aficionada a los riffs. Por cierto que leí hace poco en Cucharasónica que podían volver a grabar; hay unas maquetas en su myspace.



Manta Ray
Otros asturianos que empezaron a pasearse en las primeras ediciones del FIB como "Pedro por su casa". Por cierto, que se separaron oficialmente este Febrero, aunque ya era un hecho, la formación donde Nacho Vegas era el guitarra fue otra de las referencias del panorama gijonés que, durante unos años, fue nuestro Atenas indie. De texturas más robustas siempre se les consideró mas roqueros y experimentales que sus paisanos. Esas guitarras cíclicas, algo hipnóticas, una borágine de sonidos rudos propios de una espiral.



Mercromina
Un laboratorio de experimentos sonoros capaz de hacernos viajar a la época más psicodélica de Pink Floyd, de una acidez propia de las personas más cerradas, así es como se podría definir su música. Armonías tan personales que solo los más atentos a sus melodías sabían comprenderlas, y tengo que reconocer que yo no he sido uno de ellos hasta diez años después de su nacimiento. Desde luego que no eran discos fáciles, sí sensibles, preciosistas e instrumentales.



Mañana el segundo capítulo...

21 dic. 2008

Passion Pit: Hipnosis juvenil


La vuelta de la psicodelia a la escena musical fue un hecho a principios de año con la aparición de MGMT; una psicodelia con aires hippies, de big beats, aunque el dúo de Brooklyn no son solo eso como ha dejado claro la variedad de Oracular Spectacular, su primer álbum. Metidos en esta burbuja ha aparecido Passion Pit, desde las entrañas universitarias de Boston. No sabemos si son otro producto de las discográficas que nos quieren vender a golpe de marketing (como la explotación del rollito hippie) como han hecho con MGMT o realmente serán cojonudos en unos años; a bote pronto se merecen un post porque los tres temas del Myspace son una verdadera maravilla.

Con esta naturaleza escéptica rodeánoles, no hay ninguna duda que serán uno de los hits de 2009. Por lo pronto, tienen un tour por las islas británicas que les valdrá las alabanzas de la crítica y, seguramente, una portada de la NME, además del lanzamiento de su primer LP; de hecho, el semanario musical inglés ya les ha tachado como una de las diez bandas emergentes para el próximo curso. Según me dice allmusic, Passion Pit nació de un romántico chaval de Boston que escribió una canción de amor a su novia. Ahora, un quintento bastante bien conjuntado, o por lo menos, esa es la sensación que nos deja la producción de su única grabación, el EP Chunk of change. La producción siempre es un problema cuando es tan buena porque (a veces) el grupo pierde en los directos. Siempre digo que una banda tiene que tener un directo (por lo menos) correcto para que sea buena; ese el problema de MGMT, grandísimo disco, muy buena producción, directo regular.

Ciñiéndome a lo estrictamente musical, aquí teneís esas melodías que quieres bailar, cantar, divertirte con ellas, emocionarte, y dedicar a alguien...I've got your number sigue esa línea, con apuntes electrónicos cósmicos, recuerdos a Ben Gibbard de Death Cab for Cutie aunque suenan más al otro proyecto de Gibbard, The Postal Service. Better things, coros juveniles, falsetes histriónicos, efectos de atmósfera de baile. Demasiados adjetivos se me agolpan al escribir, os dejo que hagais vuestro juicio; Sleepyhead es su primer vídeo, jodidamente hipnótico.



18 dic. 2008

Lecciones de Rock, Chuck Berry a Keith Richards

El caso es que este vídeo lo vi hace tiempo (gracias Javi) y hoy haciendo el idiota por la Red lo he analizado más detenidamente. Empezando por lo básico, es una parte de Hail! Hail! Rock'n'roll, un documental de 1987 sobre el músico de Saint Louis que cubre el concierto de su sesenta cumpleaños en la ciudad del blues. Cinco minutos de ensayo de Oh Carol donde se juntan dos de las mejores guitarras de la historia, Chuck Berry y Keith Richards. Un buen correctivo se lleva Richards, Berry le recrimina el final de un punteo, el Stone le mira con cara de pocos amigos, el teclista que se parece a Cee-Lo pone le pone cara de puerta de discoteca al británico, y mientras Berry dejando lecciones de rock'n'roll ante las cámaras. Richards, que empieza mordiendo el polvo, acaba tragándose su ego stoniano, toca la pieza como otro maestro de la guitarra que es y se rinde al artista norteamericano; allá por el minuto 4 le viene a decir con la mirada: "que bueno eres, cabrón". El resultado, una pieza para enmarcar, una obra de arte, aunténtico caviar. Esta vez el alumno no puede con el maestro, porque ya lo dijo John Lennon: "si intentaramos dar otro nombre al rock'n'roll puede que lo llamaríamos Chuck Berry.

16 dic. 2008

Adelanto: Mando Diao - Dance with somebody

Mando Diao ya va por su quinto álbum de estudio. Parece que estos (ya no tan) chavales suecos no pueden parar de tocar porque son tres de tres, tres LP's en tres años. A algunos músicos les sienta bien ir a disco por año, otros deciden descansar largas temporadas (como The Strokes), al quinteto de Borlange parece que les está nublando el talento que demostraron en sus dos primeros largos, Bring 'em in (2002) y Hurricane Bar (2004), potentes, roqueros, sesenteros, con ese manto de garage-rock, stonianos, intrépidos, fugaces....

Ode to ochrasy (2006), el tercero, dejo algunas debilidades, pero sin embargo mucha más ecléctica que los dos anteriores, con más maravilla y belleza. Con Never seen the light of a day (2007) se notó su agotamiento y empezó una neblina que esperemos que no llegue a su quinto álbum, Give me fire (2009), que se lanzará el 13 de febrero. Les tendremos el 2 de abril en Barcelona, el 3 en Madrid y el 5 en Bilbao .

El primer sencillo que ahora os dejaré me ha revuelto un poco las neuronas musicales. Ver una banda de rock introduciendo elementos danceros es atentar contra la esencia de uno mismo. Puedo entender que una banda intente introducir nuevas cosas en cada álbum, que busquen la variedad y que intenten no encasillarse, pero no perder el SI MISMO. Siguen una corriente creciente entre los grupos indie, recoger los vientos dance-rock que soplan desde las islas británicas, y si algo tenían Mando Diao antes era ese componente garajero tan sueco (los primeros Hives, The International Noise Conspiracy...). De todas maneras no anticipemos acontecimientos porque todavía no he escuchado Give me fire, ya llegara la crítica. Aquí su primer single (gracias Juan por linkearmelo):


14 dic. 2008

The Wave Pictures: Teatro acústico

Llevaba tiempo queriendo escribir un post sobre esta banda inglesa que me divierte, porque ese es el adjetivo para describirlos, divertido. Me he quedado con ganas de verles este fin de semana en el Primavera Club, eran una de las principales atracciones junto a The Dodos, High Places y Abe Vigoda. cuatro propuestas acústicamente que maravillan cualquier ambiente. Son cuatro bandas de ese tipo que "fichan" por La Blogotheque.



Este vídeo de Just like a drummer hecho con gente de la calle en Guatemala es parte de la variedad que ofrecen los británicos ya no sólo en sonidos sino que intentan hacer de su música algo teatral, representaciones visuales que divierten y dan una expresión a su música; lo vereis en I love you like a madman que os dejaré al final.
The Wave Pictures son de esos grupos que no saltaran nunca a la portada de la New Musical Express, ni tienen la música pegadiza que necesitan para sacar en el semanario británico ni el aire de estrellas. Sin embargo se mantendrán siempre agazapados en la tercera división de la fama pero en la primera de talento musical. Unas melodías que de cierta manera nos hacen viajar al britpop de los noventa pero en que domina la etiqueta indie-pop del siglo XXI. Instrumentalmente normales, pasarían desapercibidos sino fuera porque saben crear las atmósferas necesarias para decir de verdad: "joder, que buenos son", y no es cuestión de dos canciones que os dejo ahora, son álbums que te atrapan de principio a fin. Empezaron hace diez años pero no fue hasta hace dos cuando lanzaron bien su primer álbum; este año cayó el segundo, Instant coffee baby, mucho brillo, todo son texturas orgánicas, muy naturales, y sobre todo, diversión.

11 dic. 2008

La Blogotheque (II). Lykke Li y Of Montreal

Aprovechando mi breve exilio de Madrid y que no tengo mucho tiempo para dedicar unas líneas a los "escasos" seguidores del blog, os dejo con la segunda entrega de La Blogotheque. Para aquellos que todavía no han buceado en esta web os vuelvo a invitar porque de verdad que merece la pena ver como se hace la música de forma pura. Y esa es la belleza de la música a veces, como hace Of Montreal en medio de las calles de Paris, con unos pocos seguidores en medio de la vía rememorando Mayo del 68. Los norteamericanos son uno de esos grupos que van como anillo al dedo a esta propuesta fílmico-musical, porque como veis no es sólo música, es cine; los encuadres, la cámara en mano...eso ayuda a sentir al espectador como parte del vídeo, como si estuviera allí, de ahí, concerts a emporter (conciertos para llevar al espectador):


Aquí os enlazo a Lykke Li. La sueca tiene actuaciones caseras en todos lados, es una adicta a hacer las cosas más raras, también participa en las Black Cab Sessions y hay un vídeo suyo cantando en un baño. Con su voz que es pura morfina actúa junto a sus otros amigos suecos, El Perro del Mar, que hacen varios arreglos instrumentales rudimentarios.

9 dic. 2008

Diario del Purple Weekend

Cinco interminables horas de tren desde la estación de Chamartín, el cristal empañado y una neblina cubriendo el horizonte tras la ventana. Tan nerviosa como una niña el día de Reyes Magos, después de dos meses esperándolo iba a ir a mi primer Purple Weekend.

León no es tan frío como lo pintan, sobretodo si llevas cuidadosamente elegido tu vestuario y ningún elemento climatológico puede hacer que lo cambies por otro.

Desde la estación de tren al hotel empezamos a ver las primeras parcas, estudiados peinados estilo bob y demás caracterización que nos indicaba que estábamos en el sitio correcto. Deshicimos las maletas, y tras un par de horas de preparación de la indumentaria y el peinado, nos ponemos los abrigos y paraguas en mano nos dirigimos hacia el Estadio Hispánico donde estaban tocando Los Negativos. El concierto no valió mucho pero el espectáculo era increíble. Un estadio casi lleno de gente que parecía haber retrocedido en el tiempo cuarenta años. Mods, garajeros, psicodélicos, Rude boys y Chelsea girls coloreaban el ambiente gris del estadio con sus vistosos trajes. Había también puestos donde se vendían vestidos, complementos, discos y chapas y pasamos a echar una ojeada. El ambiente se notaba más pausado de lo que sería al día siguiente, pero aun así, se podía apreciar una vibración especial enla atmósfera. Después de los conciertos fuimos al Allnighter. Muchas caras conocidas del Euro-Yeyé, ganas de bailar y colas enormes en el ropero donde tras dejar los abrigos, se podían observar los modelitos que había debajo. La sala de negro, que suele ser siempre más pequeña, estaba bastante llena. Allí pasamos la mayor parte de la noche, unas veces bailando y otras viendo los estudiados bailes que hacían algunos. Se echó de menos a algún amigo cuyos movimientos suelen ser bastante memorables. El final de la noche lo pasamos en la sala de blanco, oyendo psicodelia en un momento en el que era lo más apropiado.

Nos saltamos la mañana y nos ponemos en marcha al medio día para dar una vuelta por el Barrio Húmedo de León. La neblina y la lluvia acompañaban perfectamente al gris de la piedra envejecida de los edificios. Las calles estaban casi vacías pero se notaba la presencia de la gente que había ido exclusivamente para el gran festival. Intentamos entrar en el Gran Café donde tocaban los Hollywood Sinners, pero estaba hasta la bandera y tuvimos que esperar fuera. La noche prometía bastante, era el día grande del festival y tocaban The Fuzztones, todo un espectáculo. Me encantaron Lori Meyers, aunque no encajaban mucho en este festival, pero no defraudaron nada. Esta vez fue increíble observar el lleno completo del estadio tras el cartel colgado de entradas agotadas. La gente estaba más animada que el día anterior y no paramos de saltar canción tras canción, tuve que reconocer que aunque los Fuzztones no me encantaban en directo, hicieron vibrar al público, especialmente por el espectáculo que montaba el cantante con el micrófono. Tuvimos que salir esta vez un poco antes de que acabara la actuación por la increíble cola que se formó a la salida y en la entrada del Allnighter debido a la afluencia masiva de gente. Esa noche del sábado fue aún mejor que la anterior en cuando a música, sobre todo por el lleno de la discoteca. Muchas copas, mucho baile y muy buena música de la mano del señor Frank Pop fue el resumen de la noche.

Otra vez en el tren no paramos de recordar momentos de estos dos días, gente que hemos conocido, otros ya conocidos, críticas y elogios para todo. El paisaje nublado de nuevo me hace pensar en que hace dos días lo atravesaba en dirección contraria. Como dice el refrán: “Lo bueno si es breve, dos veces bueno”.

8 dic. 2008

40 aniversario del White Album de Beatles

Ya hace un par de semanas que se cumplieron cuarenta años desde que el mundo conoció The White Album (su nombre oficial fue The Beatles) de 'los Beatles'; aquel día de Noviembre de 1968 comenzó el final de la (probablemente) mejor banda de todos los tiempos. Y es que 'El Álbum Blanco' no solo es uno de los mejores LPs de la historia o el más vendido de Beatles en Estados Unidos, también esconde truculentas historias bajo ese doble vinilo. Como las mejores obras de arte, The White Album encontraba obstáculos por momentos; le pasó a Coppola con Apocalypse Now y le pasó a The Beatles con este LP. 'Los Beatles' respondieron acorde a la genialidad lírica de McCartney-Lennon y los sonidos mágicos que desprendían los cuatro juntos. El 'Álbum Blanco' no fue un trabajo en equipo, cada uno hizo lo que le vino en gana, la lucha de egos era una constante en Abbey Road Studios, de ahí que se antojara difícil que saliera un disco en condiciones.

1968: Para cuando los "liverpulianos" empezaban a componer las primeras canciones en una temporada de meditación que se tomaron en la India, en París estallaba la Revolución de Mayo. Vietnam ya era blanco de las reflexiones de Lennon, su visión crítica del mundo se reflejó en temas como Revolution 1 o Revolution 9 que darían paso a una serie de canciones políticas años después. El black power se hacía oir en las Olimpiadas de México fruto de una sociedad norteamericana que vivía en permanente protesta contra su gobierno y donde fueron asesinadas dos figuras que invitaban a la esperanza, Bobby Kennedy y M.Luther King. Y El ejército soviético marchaba sobre Praga. En ese contexto de convulsión mundial que fue el año 1968 está The White Album, no sólo por lo que condicionó su composición, sino también porque será recordado como una influencia socio-cultural.

En el retiro espiritual en India de la Primavera del 68, Lennon y McCartney compusieron la mayoría de las piezas. Dejaron el país asiático por separado, con rumores de disputas y Mia Farrow de por medio que les había acompañado en las teóricas meditaciones trascendentales; la canción Sexy Sadie es fruto de aquello. En casa, la grabación en los estudios Abbey Road fue como andar sobre brasas. George Martin se metió en las labores de producción para pronto irse repentinamente de vacaciones y dejarle 'el marrón' a Chris Thomas. El propio Martin calificó aquello de sesiones inaguantables, faltas de inspiración e imposibles para crear un disco por la lucha de egos; la cohesión del cuarteto era sólida hasta la muerte del eterno manager, Brian Epstein, el año anterior. Ringo Starr abandonando las sesiones de grabación en un intento de llamar la atención ante su poco protagonismo, Lennon y McCartney grabando por su cuenta con diferentes técnicos, el fuego estaba encendido y propagándose, además la nueva novia de Lennon, una joven artista llamada Yoko Ono, influía de una manera en John que no gustaba a Paul, Ringo y George.

The Beatles, noveno álbum de estudio de los de Liverpool tras el brillante Sgt.Pepper's Lonely Hearts Club Band y antesala de Yellow Submarine, vio la luz el 22 de Noviembre de 1968 tras ocho meses que supusieron el cambio de vía de un tren que se dirigía a una disolución que se produjo dos años más tarde. Músicalmente es un legado para la posteridad del talento como compositores de Lennon, McCartney y Harrison, y un bufet de sonidos bajo la batuta inconfundible del cuarteto. El clásico Back in the U.S.S.R, While my guitar gently weeps donde participa Eric Clapton, auténticas baladas como Blackbird o Cry baby cry, Piggies, una de las piezas escritas por Harrison , I will, Julia, un tema que hace referencia a la madre de Lennon...The White Album: el principio del fin.
Os dejo con Get back, del último álbum juntos, Let it be, en una azotea en Londres:

7 dic. 2008

Dylan y Lennon, diálogo de sordos

----------------------
Me encuentro el otro día este video curioso en el blog de Manrique de Bob Dylan y John Lennon hablando. ¿Sobre qué? Pues dirás que dos grandes genios de la música en un mismo habitáculo se contarán algo interesante. Nada más lejos, los dos borrachos como una cuba, Dylan soltando un monólogo interminable y sin sentido sobre lo bueno y bonito que es Estados Unidos y Lennon dándole la razón como un burro, o como si la cosa no fuera con él. El video está con subtítulos en inglés que para quien no lo pille del todo que no se preocupe porque no dicen nada del otro mundo. Por cierto, parece ser que el video sale en el documental Don't look back (1967) de D.A.Pennebaker, uno de los genios del documental de música junto a Albert Maysles; no he tenido la oportunidad de verlo porque no se puede, pero el año pasado sacó 65 revisited, una ampliación de Don't look back, que estoy intentado encontrar.

5 dic. 2008

We are Standard: ¡Noctámbulos!

------------------------
O antes conocidos como Standard, ayer tocaron en la Sala Heineken ante la frialdad de un público madrileño que no se adaptó al rock de baile de los de Bilbao. Y es que los sonidos de los vascos respiran más de Inglaterra en su segundo disco, y ¡ojo! no es un rock-dance como he leído en algunos sitios, es un rock para bailar y en ello me insistía Deu Txakartegi -vocalista y guitarra- en una entrevista que le hice hace un par de meses. Ese ambiente brit que le ha dado Andy Gill en la producción creo que es la principal pega para que la audiencia madrileña no conecte (ni conectara ayer) con el esfuerzo de We are Standard. Aqui, en Madrid, para llenar la sala Heineken con una banda medianamente nueva, tiene que venir de fuera y precedida de mucha (y mucha) promoción. No somos Barcelona.

Digo medianamente nueva porque para quien no les conozcan, Standard ganó el Proyecto Demo en 2005 y es de esas bandas, como El Columpio Asesino, que han tirado para delante impulsada por esta necesaria iniciativa organizada por Maraworld. Su segundo homónimo álbum es un LP bien elaborado, con arreglos electrónicos que te introducen en una atmósfera de baile, incluso con ciertos toques soul, y desde luego, miran de frente a los ojos del pop para perder los complejos del anterior disco; son las ventajas de producir con Andy Gill y en Inglaterra. Vivo ejemplo es The Last Time, el primer sencillo de este recién estrenado álbum, lo tiene todo para ser un rompe-pistas, sobre todo por el "uuuuhuuu" tan ochentero. Un largo de nueve piezas que sigue una línea muy regular, donde es díficil destacar un tema sobre otro, todos de etiqueta noctámbula. El que más me gusta es Don't let the children play around:
Dont Let The Children Play Around - We Are Standard

El single The Last Time es el remix que hizo Arthur Baker (conocido por su trabajo con New Order). No sé si el video quieren pomocionarlo en EE.UU, donde han tocado alguna que otra vez, pero dudo que se lo acepten:




3 dic. 2008

La Blogotheque (I). El anti-videoclip, música en estado puro


Concerts à emporter como dicen los franceses que inventaron esta maravilla fílmico-musical hace dos años. Fleet Foxes, Arcade Fire, Of Montreal, Vampire Weekend, The Kooks, Lykke Li, Yeasayer, I'm from Barcelona, Beirut, la lista de bandas de calidad es interminable. Como para explicarlo es demasiado largo, los videos describen ellos solitos esta iniciativa y hoy tengo poco tiempo os dejo con los dos primeros de una serie que pondré poco a poco, Arcade Fire en un ascensor entonando Neon Bible y Beirut en las calles de Paris. Os animo a que exploreis más videos aquí, merece la pena.



2 dic. 2008

White Rabbits. Invitación al manicomio

Que Brooklyn está produciendo una hornada de bandas de gran calidad no es ningún secreto. Escribí un artículo antes de verano sobre esto, y la cantidad de grupetes buenos con los que me encontré no cabían en esas cuatro páginas. Así que se me quedaron muchos en el tintero, como White Rabbits, originarios de Missouri pero con unos sonidos con sello del otro lado del East River.

No he podido confirmar nada pero supongo que el nombre lo han tomado de la canción de Jefferson Airplane, White Rabbit, que marcó el verano del amor (1967) y resulta una verdadera experiencia psicodélica, es decir, que la escribieron bajo cantidades ingentes de LSD. Aunque las melodías de los Rabbits no se acercan a Jefferson, sí que tienen ese estilo extra-sensorial añadido por un toque tropical-caribeño (calipso como dicen ellos) y una atmósfera de bar sureño. Total que queda un mejunje que ahora te aclaro. Antes, este tema, Kid on my shoulders:

Se nota que los tíos han vivido cerca de Saint Louis, hay una sombra de piano honky tonk en el anterior tema, en Dinner party y ramalazos en otras canciones. Ahora toca hablar de los ingredientes modernos: primero, que se unen al gran pastel indie de bandas numerosas (son 6), por lo que...más instrumentos, y en particular, dos baterías que son los sherpas del ritmo de cada pieza. Y segundo, la estética Clap Your Hands Say Yeah, "new york, new york 100%", tempos variados, guitarras que te vuelven loco, y voces de hilo fino, sin olvidar cierto aroma a new wave. Como veis la eclecticidad de armonías es una característica que dominan; todos esos sonidos se conjugan para volverte loco y hacer de Fort Nightly, su primer LP, música fuera de los límites de la cordura. Su myspace, y este es su primer single, The Plot:

1 dic. 2008

Hola a todo el mundo: Melodías inocentes

No es que lo diga yo, sino ellos a vosotros, para presentarse como una banda de sonidos melodramáticos. Un sexteto madrileño que a base del Myspace y el boca a boca están sorpendiendo en el panorama nacional, básicamente porque estos sonidos tan naturales no los encuentras en nuestra escena. Y me gustan las bandas numerosas, multinstrumentales, de melodías épicas, con ganas de hacer de la música una expresión de sentimientos. Wolf Parade, Arcade Fire, Beirut, I'm from Barcelona...ahí os dejo más opciones.

Con un LP a la vista para el próximo año, todo lo que tenemos de ellos son tres temas en el Myspace y algo en directo por Youtube que ahora os colgaré; el primero, Jenn believes everyone, donde aparece el multinstrumentalismo -muy Architecture in Helsinki- que caracteriza a la banda, enriqueciéndo de sonidos cada pieza, sonidos que invitan al drama en una atmósfera cercana a Arcade Fire.
En HATEM (para abreviar) se observan delicadeza y sentimiento expresada cuando varios intrumentos se complementan los unos a los otros; como el inicio de xilófono de In two shakes of donkey's, sumado al banjo, teclados, pandereta, ukelele, y ese coro que recuerda al recreo del colegio. Seis minutos de pieza que por momentos saben a Arcade Fire como a Beirut, vamos que la canción popular es su pieza-base. Y , tienen un aire folkie, un folk, por cierto, que este año ha dado tanto que hablar (Bon Iver, Fleet Foxes, o Russian Red en España) y del que respira más este último tema que os pongo, Run run zebra run Run is. Su myspace: www.myspace.com/holaatodoelmundo:


28 nov. 2008

La Cultura del Silencio

Ya empezamos a ser algunos más escribiendo además de Dani García; mi "opera prima" de este blog es este post, una reflexion sobre mi visita a Tokio hace unos meses.

En Tokio, lo que no se percibe a primera vista es lo más interesante. Me refiero al silencio, un silencio que parece más bien un fantasma que planea en recorrido sinuoso por las calles más concurridas esquivando cada obstáculo de sonido. Los semblantes serios y las miradas que esconden sentimientos y deseos reprimidos son la común realidad de esta gran urbe. A veces estas miradas se escapan hacia algunos extranjeros, que no conscientes de la nueva cultura en la que se ven inmersos, rompen su silencio. Se puede apreciar como al mirarte, de alguna manera piden respeto con un gesto suplicante. A veces, algunos de esos extranjeros llegamos a entenderlo y bajamos el tono de voz, otras algunos hacen como que no va con ellos. Como si la distancia entre nuestras culturas fuera una barrera infranqueable de la cual somos presos. Paseando por las calles de la ciudad nipona voy reflexionando sobre la experiencia que me ofrece el contagio de culturas tan dispares a la nuestra, en las que no nos reconocemos y en las cuales algunos individuos afirman sus raíces, a veces de forma impuesta por la tradición y sin realmente tener la intención de asumir esa experiencia de vida.

De noche todo cambia. Sobrevuela un velo de ironía sobre la ciudad. Como un carnaval de máscaras, interminables desfiles de moda alimentada por la reveldía de las masas de jóvenes nos soprende y a la vez nos invita a entrar en un submundo paralelo al de la tradición, al de las costumbres ancestrales, al del trabajo duro sumado a la tensión social latente. En ese submundo de desinhibición y descaro, los jóvenes con máscaras de modernidad caótica hacen bullir el ambiente de locales exclusivos que se esconden en callejuelas decadentes bajo insinuantes letreros luminosos. Allí desaparece de repente la Cultura del Silencio como por arte de magia. Allí el inconsciente de cada individuo tokiota aparece tras las capas de más y la droga ilegalmente admitida. Allí un zumbido constante convierte el rotundo silencio de la ciudad en un asombroso caos de conceptos contrapuestos e inquietudes reveldes que van más allá de la adolescencia.

Una paseo nocturno de conciertos por Madrid

Siguiendo el hilo del post sobre la Riviera donde nos quejabamos que fuera la única sala de aforo medio de Madrid, en cuanto a las salas pequeñas tengo pocas quejas, hay unas cuantas, variadas, y con programación regular, aunque seguimos por detrás de los pasos de Barcelona. Si alguna observación tengo es que están excesivamente concentradas en el centro de Madrid, y no ocurre como en Londres donde tienes garitos en las zonas 3 y 4 (siempre me guio por el plano del metro); aunque hacer una comparación del panorama de la capital británica con la española es de locos.

Ayer jueves por la noche, mientras caía un buen fresquito sobre Madrid pretendía hacer un recorrido nocturno con tres paradas, tres conciertos que se quedaron en dos. Primero, Bleach en la Sala Juglar, en Lavapiés. La verdad que no conocía a estos madrileños, fui al concierto por la recomendación de un amigo (saludos a César) y me dejaron buena impresión. Pese a las deficiencias técnicas del sonido de la sala, mostraron que en cuanto a técnica instrumental no dejan nada que desear, al contrario, es problablemente su mayor virtud, y su sello rock muy punkero, que recuerda a The Clash en algunos temas, sería muy apropiado para agitar audiencias de más de los treinta que estábamos ayer allí. Se nota su admiración por Led Zeppelin -guitarra de atmósfera Jimmy Page-. He "linkeado" (si se dice así) su myspace donde están sus temas, un vídeo, y han colgado una escena acojonante de Snatch, cerdos y diamantes, además de su admiración por Cantona y Gem Archer.

Con los oídos ya algo castigados nos fuimos al Honky Tonk donde actuaba Circodelia. Una banda con un talento que no ha ido acorde con la huella que han dejado, reducida, aunque algunos seguimos acordándonos del rock'n'roll "stoniano", los acordes que recuerdan a un prematuro Bowie, y los ritmos propios del rock español y argentino. Victor Pérez -vocalista- se cantó temas clásicos como Las chicas de las canciones, Vamos a ir al infierno o Lo trágico es magnético con ese desparpajo de movimientos que siempre le ha caracterizado, bien acompañado por la banda, especialmente a la guitarra. Se atrevieron además a versionar el Maybe, I'm amazed de Paul McCartney y creo recordar (estaba algo ido) Shake, Rattle and Roll de Bill Haley, un tema clásico de la década de los 50.

Se me quedó en el tintero pasar por la sala Art Brut donde actuaban en la fiesta de la Revista Arto de Madriz, bandas como Hola a todo el mundo (que recomiendo), Russian Red o The Secret Society, versionando temas de los 90 bajo el lema "El grunge ha vuelto". Ya me contarán algo. Os dejo Ámame y muere de Circodelia:

26 nov. 2008

The Killers, Day & Age

No me gusta valorar los álbums con una sola escucha porque no sueles ser justo con ellos, así que llevo tres días dándole al Day & Age de The Killers, su tercer LP. En cierta manera, ha confirmado lo que sospechaba con los temas filtrados estos dos meses, esta un poco por debajo de Sam's Town (2006) y dos niveles abajo de Hot Fuss (2004), que es un discazo. Un mesecito llevan los medios británicos anunciando a bombo y platillo la salida del disco de "la banda británica de Las Vegas". Aunque en Day & Age planea una cierta estética Las Vegas, el tema de apertura -Losing touch- parece la banda sonora de la ciudad del juego, seguirán siendo muy británicos y ya empiezan a ser, lo que llaman desde las islas, una "banda de estadio". Y ese es problema, ¿el estar convirtiéndose en un gran grupo está anulando la sesera del cuarteto de Las Vegas? Despedacemos Day & Age:

Hot Fuss es (para mí) uno de los mejores discos de este siglo, ese aroma tan brit que recordaba a New Order. En Sam's Town tocaron un poquito la fibra americana y les valió unas cuantas críticas; creo que el álbum era bueno, pero habían puesto el listón muy alto dos años antes. Day & Age respira los ochenta por los cuatro costados, y no tiene cabida en el universo indie, es un disco muy Killers pero que va más allá de su típico sello. La producción lo delata, puedes encontrarte desde el ¡saxo! de Joy Ride y Losing touch a la atmósfera tropical de I can't stay, pasando por las llamadas a ritmos africanos de This is your life. En este punto de la crítica creerás que Brandon Flowers y Cia han perdido los papeles y han hecho una basura en forma de CD. Pero hay tiempo para recordar las armonías de ópera pop de Hot Fuss como Spaceman, el drama de Neon Tiger, y A dustland fairytale, una verdadera melodía épica.

Mucha polvareda se ha levantado respecto a Human, primer y fatídico single. Are we human/or are we dancer? entona Flowers. La verdad que para el público general no tiene mucho sentido -que es lo que se critica desde los medios- pero como tantas letras que solo entendemos cuando se le pregunta al artista. I've got soul/I'm not a soldier escribió en All these things that I've done; el sinsentido en Brandon es habitual, y que los versos antes mencionados hagan referencia a la novela de Hunter S.Thompson, Miedo y asco en Las Vegas, hacen que le de mi aprobación (solo falta que hablen de mescalina). No tanto a la melodía que domina a la pieza; me parece horrible, muy simplista y por momentos se acerca a lo barato. Pero bueno, es parte de esa atmósfera ochentera que rodea al álbum.

Tengo que reconocer que hace dos días no veía más allá de mis narices y no hablaba bellezas de este disco que ha mejorado con mis repetidas escuchas, aunque no lo veo por encima de los dos anteriores y sigo observando carencias en la producción. Quizás es que no me adapto a las rarezas que han introducido los de Las Vegas y el productor Stuart Price, quizás porque no me gustan nada las extravagancias de Brandon Flowers, esa nueva chaquetita, ese vídeo cutre de Human, o que les tenemos hasta en la sopa.
Os dejo con All these things that I've done del primer LP en el T in the Park de Escocia en 2005:

Cold War Kids, Moby Dick (Madrid), 25 de Noviembre

Tenía bastantes expectativas en ver a estos californianos, y cumplieron con notable bajo ayer en la sala Moby Dick de Madrid. Todo vendido para el paso del cuarteto norteamericano por la capital y Barcelona (antes de ayer) con un público muy "guiri", lo que da a ver el desconocimiento de este grupo en los oyentes españoles.

Dos claves son las del éxito de Cold War Kids. Por un lado, la entonadísima y potente voz de Nathan Willett; la otra, la espectacularidad del piano que infla rítimicamente cada pieza, otorgando ese aire tan soul que es sello especial de los de Long Beach. Las influencias eclécticas son una seña de identidad en los californianos; los punteos son los protagonistas como en Hang me up to dry, pero es habitual ver como desgarran sus guitarras para provocar una distorsión propia de los sonidos de la costa oeste, todo eso es el oxígeno que han respirado de The White Stripes, Saint John y Mexican dog son una prueba. Dejó Willett evidencias de la importancia de las piezas en las que se pone él a los teclados, We used to vacation en la que, además, aparecen brevemente dos riffs sobresalientes, o Every valley is not a lake. Aunque muy mañanera, se escuchó también la que es (para mí) su pieza más guerrillera, Something is not right with me.

Los directos siempre delatan el verdadero talento de un grupo, y Cold War Kids no es que suene a la par que sus dos álbums (Robbers & Cowards,2006, y Loyalty to Loyalty,2008) sino áun mejor. Guitarras muy punteadas con ciertos arranques psicodélicos y mucho aroma blues, un piano que dota a algunas piezas de un soul muy roquero, y la voz de Willett, no muy gruesa pero especialmente contundente. Una actuación bastante trabajada y sentida ensombrecida por la frialdad del ambiente.

Os dejo con Saint John en acústico dentro de una nave industrial para el maravilloso blog, La Blogotheque que os animo a explorar sus videos:

25 nov. 2008

Sobre el cierre de La Riviera...


Como todos sabéis el Ayuntamiento de Madrid decidió cerrar varias salas el pasado viernes por tener todas ellas varias irregularidades y denuncias, entre ellas La Riviera. Esta purga masiva no es sino debido a la muerte de un chaval una semana antes a la salida de una discoteca que funcionaba ilegalmente; una vez más nuestros dirigentes hacen política "a toro pasao" y están altamente influenciados por la opinión pública. Medidas que llegan tarde y que, además, constituyen una amputación (para el caso de la Riviera) a una ciudad que ya tiene demasiadas deficiencias culturales.

Mi mirada se dirige hacia el Ayuntamiento de Madrid, donde ya, hace un año se destapó un importante escándalo de corrupción. Cualquiera con dos dedos de frente deducirá que el funcionamiento de estas salas (y otras muchas) se deberá al ir y venir de sobres cerrados, y de ahí, que el Ayuntamiento cierre estos espacios, intentando desviar la atención informativa de su culpabilidad por la muerte de aquel chaval. Es algo que apunta el reconocido critico musical, Diego Manrique, en las líneas de su artículo, Ciudad mutilada.

El cierre de La Riviera centra nuestras críticas e indignación en la comunidad amante de la música en Madrid, A tocar en la puta calle dice Darío Manrique. Es obvio que es lamentable que una ciudad como Madrid solo cuente con una sala de tamaño medio (3000 personas aprox.), pero es también obvio que el cierre decretado por Ruiz Gallardón supone una amputación cultural a una ciudad ya de por sí muy mermada. Aquí surge la pregunta si la seguridad es más importante que la cultura. Si La Riviera fue cerrada por falta de seguridad, bien cerrada está, pero las medidas urgentes para restablecer el funcionamiento de la sala deben funcionar, porque la cultura (la música en este caso) también tiene que ser atendida al momento si se hiere. Por otro lado, oigo demasiado decir que los problemas de La Riviera venían solo por su licencia como discoteca; es algo que no puedo confirmar.

Si no tenemos locales de aforo medio para recibir grupos reconocidos de la escena musical internacional pero no tan importantes como para llenar el Palacio de los Deportes; si además, Gallardón presiona y agobia para convertir Malasaña en un patio de compras y residencia de grandes firmas de moda; si la ciudad está siendo vendida a los mejores postores (grandes corporaciones) haciendo de Madrid una ciudad cada vez más homogénea y uniforme; si la campaña de cerrar sitios de 6 de la mañana sigue ahogando a la noche madrileña; ¿Qué cultura nos quedará en esta ciudad?¿Se no está imponiendo comprar en Zara, tomarnos un café en Starbucks y cenar en el Lateral?

Ya se jodió Sidonie el sábado protestando el mismo viernes en la calle cantando, y este viernes y sábado toca(ba) Ivan Ferreiro. Los perjudicados siempre somos los mismos, ¡tramitemos el exilio a Barcelona! Aquí todo huele a mierda gallardonista.

24 nov. 2008

BIENVENIDOS


He comenzado ya la primera entrada de este blog con un asunto tan importante como el concierto de Sidonie en Madrid el otro día, tanto por el espectáculo y la entrega de los catalanes como por todo el lío que se ha formado con La Riviera. No he hecho una bienvenida ni una presentación de lo que será este blog, y ahí va de forma breve:

TOP OF THE ROCKS se configura como un blog de música independiente, un vehículo de expansión de la música regido, únicamente, por la calidad musical. Todo lo que se publique es porque consideramos que tiene calidad, e intentaremos apartarnos de las modas y de lo que bombardean las discográficas. Corren tiempos donde mucha música es indie, aquí preferimos llamarla con su palabra larga, independiente, o escena alternativa, y es lo que trataremos. Todo para daros a conocer nuevas bandas, hablaros de conciertos, mostrar algo de opinión como no (esto es un blog), recordar a viejas glorias y hacer críticas de los lanzamientos más próximos.

Aquí tenéis TOP OF THE ROCKS, no me estrujado mucho el cerebro para sacarme el nombre, como sabéis viene del famoso programa de la BBC, Top of the Pops, ya que prefiero escribir que ser original. De momento en español, poco a poco intentaremos introducir traducciones en inglés.

Espero que disfrutéis
Un saludo a los nuevos y pocos lectores, y a los futuros

El hechizo de Sidonie en "La Riviera"

SIDONIE. Madrid, 22 de Noviembre

A todos nos sobresaltó el viernes por la mañana la noticia del cierre de varias salas en Madrid, entre ellas, La Riviera, donde se iba a celebrar el sábado el concierto fin de la gira Costa Azul de Sidonie. Recolocados "a capón" en Joy Eslava, sin invitaciones y sin mucha gente que compra entrada a última hora, no se le olvidó a Marc Ros recordar que querían haber compartido ese momento con mucha más gente. Lo dijeron en el concierto y entonaron la protesta el día anterior con una actuación improvisada en medio de la calle Arenal de Madrid.

Fuera de politiqueos y corrupción en el Ayuntamiento, el directo del sábado confimó que Sidonie es la gran banda nacional de este siglo. Si cuando miramos a los noventa todos nos acordamos de Los Planetas, dentro de diez años veremos a Sidonie como la referencia de la aburrida (aunque en plena mejora) escena independiente española. Marc, Jesús y Axel no sólo han conseguido tener un catálogo ecléctico de piezas, desde la psicodelia más Syd Barrett al pop más limpio, sino también hipnotizar al público con directos variados y originales. El sábado siguieron el mismo esquema que en el concierto del pasado mes de Abril en la misma Joy: espectáculo teatral en Giraluna, Carlos Cros presentando a la banda y participando en alguna que otra canción, Todo lo que nos gusta en acústico rodeados del público...añadiendo la aparición de Rubén y Leiva que andaban paseando por el primer anfiteatro al inciar el concierto, para Fascinado.

No cabía ni un alfiler en la sala desbordada y encantada con los hechizos del trío barcelonés que se entregó a la audiencia madrileña como es de costumbre en cada paso por la capital. Además de entonar ese pop tan purificado de Costa Azul, Nuestro baile del viernes o Persona, recuperaron temas de sus inicios, Bla bla bla y On the sofa, aquella época cuando cantaban en inglés, más rarezas de La estación de la libélula como Feelin' down y Sidonie goes to Varanasi. Un concierto emotivo donde hubo un especial recuerdo a Sergio Álgora y que si hay una frase para definirlo esa es la comunión con el público. Como entonaba Carlos Cros: "son Sidonie y estan tocando para ti". Os dejo con ellos tocando Nuestro baile del viernes en los conciertos de Radio 3: