16 may. 2009

Paraiso Travel: La realidad de un inmigrante ilegal


Con una dosis de realismo bárbaro, aunque ablandado en ciertos momentos, se desarrolla esta historia de un inmigrante colombiano en Nueva York. La idea es acertada, como viven los inmigrantes en Gotham; está bien estructurada y narrada con el juego de presente-pasado, además del trasfondo, esa historia de amor perdido que finalmente abre los ojos a la realidad al protagonista.

Sin embargo, más que la historia, capta la esencia de la impresión de un recién llegado: el miedo, la incertidumbre, la impresión que te da Nueva York. En una escena uno de los inmigrantes colombianos que lleva más tiempo en la ciudad le dice al protagonista (Marlon): "Esto es un monstruo que tienes que aprender a dominar". Puedo testificar que es lo que te pasa por la cabeza, pues me siento identificado con las primeras sensaciones que tuve al llegar aquí. Cierto es que mi situación no es comparable y se mueve en otros niveles (llegué con dinero pero sin casa ni trabajo), aunque también vine con la incertidumbre planeando sobre mi cabeza, y el vértigo que te supone encontrarte con la jungla neoyorquina es una sensación que comparto.

Dejando a un lado esta reflexión personal con la que me he sentido identificado, el film es una acertada propuesta que podía haberse explotado más con la medicina del realismo puro y duro. Se guarda muchas verdades desgarradoras de la vida de los inmigrantes para desarrollar una historia de dudas emocionales sobre un chico cegado por un amor inexistente; ciertamente, creo que esta temática está por explotar de forma visceral. Aún así es una recomendación de las buenas en una cartelera que despide un terrible olor a podrido, cada vez más.

Podéis verla y descargarla aquí.